La procesión extraordinaria de la Virgen del Rocío se desarrolla con normalidad

Faltaban dos minutos para las doce de la noche cuando Alberto Jiménez recibía la noticia por parte de Santiago Padilla, presidente de la Hermandad Matriz de Almonte. La corporación que dirige, la Hermandad del Rocío de Montequinto, se convertía en la filial 126 y el próximo Pentecostés llegará con su simpecado hasta la plantas de la Blanca Paloma.

Se pone, así, punto y seguido a una historia que comenzó hace 27 años, cuando en 1995 los rocieros quinteños, como así se denomina a los vecinos de la barriada nazarena, se constituyeron en asociación religiosa. En 2004 se erigieron en hermandad de gloria de la Archidiócesis de Sevilla, tras aprobar el entonces arzobispo Carlos Amigo Vallejo sus reglas. El pasado miércoles recibieron la noticia de que ya eran filial.

Lea la noticia completa en DiariodeSevilla

Deja un comentario