4 meses para organizar una Magna

El pleno extraordinario para que las cofradías aprueben la celebración de la magna se celebrará el próximo 18 de mayo; es decir, cuatro meses antes del día fijado para la procesión. Un tiempo un tanto limitado tanto para la organización de la magna en sí como para cada una de las salidas procesionales que tienen que plantear la quincena de hermandades que finalmente resulte convocada. En esos cuatro meses que habrá entre el 18 de mayo y el 17 de septiembre, día fijado para esa procesión magna, habrá que plantear todo lo relacionado con el montaje de los pasos, especialmente en lo relativo a los pedidos de cera y flores; preparar por parte de los capataces la configuración y el trabajo posterior con las cuadrillas de cargadores, lo cual puede ser un problema habida cuenta del número de pasos participantes (15) y las dificultades ya manifestadas esta última Semana Santa; y contratar el acompañamiento musical, que en este tipo de eventos suele traer a la ciudad organizadora a las mejores formaciones musicales del panorama andaluz y nacional.

Mucho trabajo por delante tendrán, pues, las hermandades; teniendo en cuenta además que el calendario de este 2022 hace que la ciudad afronte ahora un concurso de agrupaciones que culminará a principios de junio con el Carnaval, dando paso posteriormente al verano.

¿Qué pasos saldrán en la magna de septiembre en Cádiz?

Empezó hace unos meses como cierto run-rún que la actividad propia de la Cuaresma y la posterior Semana Santa dejó en un segundo plano. Pero nada más entrar en el tiempo de Pascua quedó confirmada la idea que venía manejando el Consejo de Hermandades para que en septiembre se celebre una procesión magna por los 300 años del inicio de las obras de la Catedral nueva. Confirmada ya la intención de celebrarla y convocado el pleno de cofradías para la necesaria aprobación, la gran pregunta que rodea a responsables cofradieros, capataces, hermanos de fila, miembros de juntas de gobierno, cargadores y cofrades de a pie es qué pasos formarán parte finalmente de la nómina de esa procesión del 17 de septiembre.

Asegura el Consejo de Hermandades que la relación de pasos participantes aún no se ha elaborado, ni siquiera esbozado; misión que corresponderá a esa comisión que se quiere crear entre hermanos mayores y miembros de la permanente. Y sí avanza la idea de que sean 14 los pasos de misterio participantes (uno por cada estación del vía crucis) y de que la procesión la cierre una Dolorosa.

Esto significa que ese 17 de septiembre saldrán la mitad de los pasos de misterio que procesionan en la Semana Santa de Cádiz. 29 son los titulares cristíferos (si se incluye el Resucitado) que salen por las calles de la ciudad, y 14 los que lo harán en septiembre. Por tanto, la selección se presume de gran calado, en función del interés que a partir del 18 de mayo manifiesten las cofradías en ser o no partícipes de este evento extraordinario.

Al dar el Consejo de Hermandades la consideración de vía crucis a esta procesión magna, cabría pensar en una relación de pasos que estuviera acorde con las estaciones tradicionales de este ejercicio piadoso. Una opción que conllevaría a contar de manera casi irrevocable con algunos pasos, como el de Sentencia para la primera estación (Jesús es condenado a muerte), Afligidos para la cuarta (Jesús se encuentra con María), Nazareno del Amor para la quinta (Simón ayuda a llevar la Cruz), Sanidad para la sexta (La Verónica enjuga el rostro de Jesús), Despojado en la décima, Caminito en la penúltima (Jesús en brazos de Su Madre), y Santo Entierro como última estación (Jesús es sepultado); al mismo tiempo que dejaría en el aire la imagen o paso que podría representar otras estaciones, como la segunda (Jesús carga con la Cruz) o la décima y undécima (Jesús es clavado en la Cruz y Jesús muere en la Cruz, respectivamente); y que habría estaciones sin representación en la Semana Santa de Cádiz (como ocurre con la tercera, séptima y novena, que refieren las tres caídas del Señor cuando en la ciudad sólo procesiona un Jesús Caído).

El mismo problema surgiría si se optara por representar el vía crucis creado por San Juan Pablo II en 1991, que comenzaría con el misterio del Huerto y que llevaría a contar con los pasos del Prendimiento (para la segunda estación, Jesús es traicionado por Judas), Sentencia (quinta estación, Jesús es juzgado por Pilato), Columna (sexta estación, Jesús es flagelado y coronado de espinas), Nazareno del Amor (octava estación, Jesús es ayudado por el Cirineo), Perdón (Jesús promete su Reino al Buen Ladrón, que titular la estación número 11), y Santo Entierro (cerrando el vía crucis con la estación Jesús es depositado en el sepulcro); dejando otras estaciones en el aire, especialmente las relativas a los Nazarenos y los Crucificados.

Estos dos modelos de vía crucis impiden, al mismo tiempo, la presencia de pasos de misterio no vinculados directamente a esas 28 estaciones, lo que a priori descartaría la participación -por ejemplo- de Borriquita, Sagrada Cena, Humildad y Paciencia, Cigarreras o Descendimiento.

Tampoco se sabe si el Consejo o la comisión que se cree para la magna establecerá algún tipo de criterio a la hora de seleccionar los pasos, como pudieran ser descartar aquellos que hayan participado en las anteriores magnas o vía crucis diocesanos (lo que descartaría a Humildad, Columna, Prendimiento, Buena Muerte y Servitas en relación a la última procesión, de 2018), descartar aquellos pasos que no estén aún culminados (Cena, Penas, Despojado, Prendimiento, Ecce-Homo, Columna o Siete Palabras, por ejemplo), o cualquier otro baremo que se decida habilitar para reducir los 28 misterios que procesionan en la Semana Santa de Cádiz a 14 pasos de esa magna del 17 de septiembre que está todavía por configurar.

Lea la noticia completa en DiariodeCadiz

Deja un comentario