El día que se supo que en 2019 no habría Semana Santa, comenzó en la mente de muchos a sobrevolar la posibilidad de celebrar una procesión extraordinaria cuando todo acabara. En septiembre de ese año, incluso, llegó a plantear el Vaticano y llegó a anunciar alguna diócesis española. El avance de la pandemia, el empeoramiento de su incidencia sobre la salud de la población enterró esas aspiraciones, que ha resucitado este tiempo actual en el que parece que, al fin, el Covid tiene los días contados como grave epidemia, aunque todo apunta a que habrá que seguir conviviendo con él por mucho tiempo, o para siempre.

La vuelta de las procesiones a la calle ha encendido las opciones de salir en procesión extraordinaria; y Cádiz no es ajeno a eso que ya se está dando en otras muchas localidades de sacar procesiones a diestro y siniestro. Con cierta mesura, en cuestión de días se sabrá si finalmente la Virgen de la Salud celebra la culminación del 75 aniversario fundacional de Sanidad con una salida extraordinaria que originariamente no estaba prevista pero que el escenario actual y todo lo que ha acontecido en el último año y medio invitan a hacer el esfuerzo. Se baraja el 4 de diciembre, sábado, como posible fecha de esa procesión de la Dolorosa del Martes Santo.

Palacio ha abortado súbitamente otro intento por sacar en procesión extraordinaria a la Virgen de los Dolores de la cofradía del Nazareno, también con motivo del escenario actual de la pandemia. Una salida que se le resiste a esta Dolorosa, que ya vio cómo se le negaba la extraordinaria en 2019, que al igual que va a ocurrir ahora fue sustituida por un rosario público que en este caso ya se ha anunciado para el 5 de noviembre.

Y mientras se abordan estos casos muy particulares, la diócesis ya trabaja en un planteamiento de gran evento cofradiero para dar gracias por el final de la pandemia. Como viene siendo habitual en los últimos años, Cádiz se pone a la cola de Sevilla y otras ciudades, queriendo reproducir aquí algo parecido a lo que se anuncie allí. Y si en la capital andaluza ya se ha anunciado una procesión con la Virgen de los Reyes el día de la Inmaculada, en la capital gaditana se trabaja en una celebración en la que estarán presentes los guardianes de la ciudad, que no otros que los Patronos, la Patrona y alcaldesa perpetua y el Nazareno de Santa María, Regidor Perpetuo.

Pocos detalles más han trascendido de esta celebración, que se baraja hacer el día de la Inmaculada, aunque también existe la posibilidad de celebrarlo cuando las autoridades sanitarias anuncien oficialmente el final de la pandemia. En principio, se plantea la celebración de una función en la Catedral, a la que serían trasladados la Patrona y el Nazareno, con posterior procesión por las calles de la ciudad (en la que se entiende que no participarían los Patronos por las reticencias del Cabildo al uso en la calle de las imágenes de la Roldana y otros inconvenientes).

El Covid, salvo nueva variable o una cada vez menos probable sexta ola, empieza a quedar atrás en la vida de las cofradías. La Semana Santa de 2022 es ya una realidad en la que se trabaja cada vez con más insistencia y rotundidad. Y en el seno del Obispado ya piensan que es hora de dar gracias por el final de esta pesadilla. Solo queda fijar el día y la hora.

DiariodeCadiz

Deja un comentario