Sevilla

Asenjo y un acto extraordinario en el fin de la pandemia en Sevilla

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha asegurado que «no se ha planteado y no me ha llegado nada en este momento, ni a mis delegados», sobre un acto extraordinario como acción de gracias cuando llegue el fin de la pandemia paro señala que «si llega, lo consideraremos con interés». Así se pronunció este lunes el prelado en los micrófonos del programa El Llamador de Canal Sur Radio donde también habló de sus males de salud, la suspensión de las procesiones de la Semana Santa o su apoyo a los artesanos, entre otros temas.

Asenjo reconoce que estuvo «muy mal» durante la Navidad cuando los médicos combatieron el dolor del clavo que sufría en el ojo con lo que se conoce como «la Bomba», un compendio de fármacos para aliviar el dolor ingente que sufría. Indicó que se ha recuperado «bastante bien, el estado general es bueno. Aunque he perdido el ojo derecho y tengo muy limitado el izquierdo que me permite moverme pero no leer y escribir. Estoy sereno y tengo buen ánimo y estoy aceptándolo como Dios lo ha permitido en mi vida».

Este hecho ha provocado que ahora sea «usuario y beneficiario de la ONCE, que me está tratando con mucho cariño», como señaló. El día 23 le entregarán «unas gafas nuevas, una lupa, un catalejo y una serie de instrumentos que me van a ayudar en mi actual situación». Todo ello obliga a forzar su presencia y actividad en la eucaristía. Así, «una parte importante de la misa me la se de memoria, las partes variables de cada día me ayuda el secretario. Nos vamos valiendo con dignidad».

Dichos dolores provocaron que Asenjo enviara una carta al Vaticano pidiendo que aceleraran su relevo, «cosa que yo creía que iba a ser inmediata pero parece que se va demorando un poquito en el tiempo», como confirma el arzobispo. Asimismo, cree que «tardará algunas semanas o incluso meses», pero indica que «la Archidiócesis no está sin cabeza, estamos gobernando pastoralmente desde el consejo episcopal. He recibido el acuse de recibo de la carta».

Porque la espera se está produciendo porque «los trámites son muy laboriosos», como indica un prelado que detalla que «la Santa Sede pide informes a cuarenta o cincuenta personas. Mientras llegan los informes, la terna que se pide a cada persona, luego hay que habar con el interesado… Todo eso lleva un tiempo. Candidatos los hay, es una diócesis importante». Por ello, cree «que la Santa Sede actuará con mucho rigor en función a la calidad o categoría de la diócesis».

Y es que Asenjo «no sabe si estará en la Cuaresma, pero si estoy, espero estar a la altura en la medida de mis posibilidades de salud. Por supuesto que acudiré al Vía Crucis del Consejo y algún que otro compromiso que tengo, por ejemplo con la Esperanza de Triana y la Macarena». Como ya lo hizo en el quinario del Gran Poder, donde reapareció tras su grave convalecencia: «Decidí la mañana del domingo ir, pero fui con gusto y miedo por si no resistía. Terminé agotado y contento. Vino la sorpresa del nombramiento como hermano mayor honorario, no sabía nada. Apenas me enteraba lo que decía el hermano mayor. Me causo alegría. He estado cerca de esta hermandad y les tengo estima».

Sobre la suspensión de las procesiones en la Semana Santa de 2021

Otro de los temas principales tratados en la entrevista fue el decreto redactado por el Arzobispado de Sevilla de suspender las procesiones de la Semana Santa. Asenjo recordó que «unos días antes, había suspendido el Ayuntamiento la Feria de abril y a mi me urgían la decisión de la Semana Santa. Después de intercambiar impresiones con el alcalde, con el consejero de Salud y el presidente del Consejo de Cofradías, decidí publicar el decreto». Esgrime, ante decisiones que adopten otras provincias, que «el decreto era para la Archidiócesis, yo no legislaba para toda Andalucía, teniendo en cuenta que quien aprueba los estatus y las reglas de una hermandad es el ordinario del lugar, el único que puede hacerlo».

Ve oscuro el panorama para la inminente Cuaresma: «Se habla de un confinamiento total, las circunstancias no van a mejorar. Dios quiera que esto finalice cuanto antes. Por ello, Dios quiera que mis obispos de Andalucía procedan como ya lo hemos hecho aquí con la suspensión». Por ello, Asenjo imagina que «dada las circunstancias, va a ser muy difícil que se hagan actos externos en Cuaresma y Semana Santa. El decreto que hemos emitido disuade a las hermandades de tales actos. Otra cosa es otro tipo de iniciativas de carácter cultural que no supongan un solapamiento del espíritu de la Semana Santa. No me opongo a que se tomen algunas iniciativas que contribuyan a vivir ese espíritu, como la magna exposición que se va a organizar en Cajasol». Pero señala que «tampoco hay que llenar la Cuaresma de actos y más actos. Mejor unos pocos y de calidad».

abc

Deja un comentario