La nueva normalidad que ha devuelto el culto externo de las cofradías no ha hecho más que empezar, eso sí, siguiendo, al menos por parte de las cofradías, las recomendaciones de las autoridades sanitarias. En este sentido, se incluye el uso de la mascarilla en todo momento por parte del cortejo, incluidos los costaleros, quienes a su vez, para participar en la procesión, deben tener la pauta de vacunación completa o el certificado de recuperación de la enfermedad. Con estas premisas procesionó el 18 de septiembre la Divina Pastora y el pasado domingo la Virgen del Socorro llevando a cabo una esperada procesión que fue seguida por cientos de cordobeses que se aglomeraron en las calles al paso de la cofradía.

El otoño que se avecina trae consigo dos procesiones extraordinarias, concretamente dos pasos de palio con bandas que de alguna manera marcarán el devenir de la próxima Semana Santa.

Así a finales de octubre será la Virgen de la O la que regrese triunfal al barrio de Fátima en una procesión extraordinaria con motivo de su 25 aniversario. Además, habrá un acto previo el día 29 de octubre con el traslado de la imagen a la Catedral.

No será la única, ya que, como ha informado esta semana la hermandad de la Agonía, el 21 de noviembre será la Virgen de la Salud la que recorra las calles bajo palio, en esta ocasión en acción de gracias por el fin de la pandemia, una procesión, que, según la junta de gobierno de dicha cofradía, tendrá un carácter «de oración y homenaje a todas las víctimas provocadas por el virus».

Estas procesiones extraordinarias se unen a las de carácter ordinario, como la de la Virgen del Amparo, la cotitular de la hermandad del Huerto que cada año, el 1 de noviembre, cierra el calendario de procesiones.

DiariodeCordoba

Deja un comentario