Ahora o nunca. Es el momento perfecto para plantear celebración un Santo Entierro Magno en Sevilla. El último de los diez celebrados fue en 2004, coincidiendo con el cuarto centenario del decreto del cardenal Niño de Guevara que instaba a las hermandades a realizar su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, creando el modelo actual de la Semana Santa.

Si bien en su origen la celebración de esta magna procesión no estuvo supeditada a su coincidencia con alguna efemérides, las últimas cuatro sí han ido acompañadas de alguna fecha conmemorativa de relevancia. En 2023 se cumplirán 775 años de la reconquista de la ciudad de Sevilla por San Fernando Rey, en 1248. Un momento histórico que ya se conmemoró en el Santo Entierro Magno de 1948, cuando se cumplían seis siglos de la gesta.

El Consejo de Hermandades y el Ayuntamiento de Sevilla también deberán mostrar su postura. No se descartaría la posibilidad de organizar un Santo Entierro Magno en un horario distinto al habitual, eso sí, siempre el Sábado Santo. De celebrarse en horario matinal, o a mediodía, se evitaría ocasionar molestias a las otras cuatro cofradías que procesionan en la jornada: el Sol, los Servitas, la Trinidad y la Soledad.

Esta opción, que está sobre la mesa, supondría también la oportunidad de disfrutar de los traslados de las cofradías invitadas con mayor esplendor, en una franja horaria que en los últimos años se ha ocupado ocasionalmente con los regresos de las cofradías refugiadas por lluvia en días anteriores. Cabe recordar que la Vigilia Pascual del Sábado Santo no comienza hasta las once de la noche, por lo que podrían entrar pasos a la Catedral durante toda la jornada.

Lea la noticia completa en DiariodeSevilla

Deja un comentario