El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, se ha mostrado optimista de cara a la posibilidad de celebrar las procesiones de Semana Santa 2022, tras dos años suspendidas por la pandemia de la Covid-19, a la vista del buen funcionamiento de los traslados de Jesús del Gran Poder en octubre y noviembre, y a la espera de ver cómo discurre la procesión extraordinaria del 7 de diciembre con motivo del 75 aniversario de la declaración de Nuestra Señora de los Reyes como patrona de Sevilla.

«Si esta procesión también va bien y no hay problemas, creo que la Semana Santa queda enfocada, que es la gran pregunta que hay en Sevilla. Y vamos recordando continuamente la prudencia, la disciplina y la seriedad», ha subrayado Saiz Meneses este martes en una rueda de prensa en Madrid, para presentar la XLIII edición de las Semanas Sociales de España, que organiza la Conferencia Episcopal Española (CEE), y que tendrá lugar en la capital hispalense del 25 al 27 de noviembre.

«Las cosas han funcionado bien»

El arzobispo de Sevilla ha recordado que el pasado 14 de septiembre firmó el decreto que autorizaba la vuelta al culto público en Sevilla y ha destacado que las cosas han «funcionado bien», aunque ha reconocido que «a posteriori es muy fácil felicitarse» y que «en aquel momento» no sabían «si con las procesiones habría brotes».

En concreto, la primera prueba ha sido el traslado de la imagen de Jesús del Gran Poder, que ha recorrido entre octubre y noviembre los barrios más humildes de la ciudad, congregando a un gran número de personas en las calles. «La misión del Gran Poder ha sido un regalo del Señor», ha valorado el arzobispo, al tiempo que ha puntualizado que «casi todo el mundo llevaba mascarilla».

Saiz Meneses ha destacado que esta iniciativa de la Hermandad del Gran Poder «ha puesto en valor toda la obra social» que llevan a cabo las hermandades al haber querido acercar la imagen de Jesús del Gran Poder «a los barrios más pobres».

El arzobispo, que participó en uno de los traslados, ha puesto de relieve que fue viendo por la calle «esas caras de ternura, esperanza y alegría» de la gente porque la imagen de «Jesús del Gran Poder había ido a visitarlos». «Ha sido revolucionario», ha resumido. También ha destacado que se ha unido la «verticalidad», en el sentido de la «contemplación del hijo de Dios encarnado, que tiene una fuerza enorme», con la dimensión «horizontal, de fraternidad, de hermanamiento entre barrios».

Diariodesevilla

Deja un comentario