El IAPH acerca a la mano de Juan de Mesa al Nazareno del Perdón

El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ha finalizado la restauración del nazareno del Perdón, atribuido a Juan de Mesa, tras casi un año de restauración.

El pasado 16 de julio de 2020 la imagen de Jesús del Perdón, un nazareno atribuido por los expertos a Juan de Mesa y que recibe culto en el convento de Santa María de Jesús, partió hasta la sede del IAPH. Este miércoles 30 de junio, las monjas de este convento han recibido esta obra que recupera sus colores originales del barroco. La obra ha sido entregada por el director de la entidad perteneciente a la Junta de Andalucía, Juan José Primo Jurado y recibida por la madre abadesa, Sor Lucía.

La restauración ha sacado a la luz las tonalidades del siglo XVII que escondía la imagen bajo la suciedad. Con un presupuesto de 11.652,29 euros, los trabajos han permitido resanar, entre otros muchos aspectos, la separación de piezas del soporte, con multitud de grietas y fisuras de diferente magnitud. También señala ha recuperado la pérdida de «numerosos fragmentos sobre todo en los bordes de los pliegues de las vestiduras y en la peana», señala la entidad en el informe. En la policromía, las principales alteraciones que se observaban «eran la pérdida de estratos debidos a acciones antrópicas (desgastes y arañazos producto de tareas de limpieza y actos de devoción) y el repinte generalizado de la túnica».

Del mismo modo, el IAPH señala que «los tratamientos aplicados han tenido como objetivo la conservación material de la obra y la recuperación de su lectura integral. En el soporte se han consolidado las fisuras y ensambles y se han eliminado los fragmentos de madera no originales, como los de la corona. Con respecto a la policromía, se ha devuelto la consistencia y adhesión entre esta y el soporte. Se ha procedido a la limpieza de depósitos ocasionados por el polvo y humos y se ha eliminado el repinte generalizado que ocultaba alteraciones en la obra. La reintegración cromática se ha llevado a cabo en las zonas estucadas con el fin de conseguir una lectura formal y percepción estética armónica y equilibrada».

Otro de los aspectos destacados de la intervención, «momento idóneo para el estudio y conocimiento de la obra», ha sido «constatar la similitud de la ejecución de esta imagen con la técnica de la producción de Juan de Mesa», como recalca la entidad.

El IAPH entrega restaurado al convento de Santa María de Jesús al nazareno del Perdón
EL IAPH ENTREGA RESTAURADO AL CONVENTO DE SANTA MARÍA DE JESÚS AL NAZARENO DEL PERDÓN – IAPH

Se cumple así un anhelo de las monjas clarisas del convento de la calle Águilas, el de recuperar una de las imágenes más representativas de un convento que viene celebrando un Año Jubilar con motivo del 500 aniversario de su fundación.

La talla

El historiador del arte y delegado de Patrimonio del Arzobispado de Sevilla, Antonio Rodríguez Babío lo enmarca según estudios entre los años 1617 y 1620. Así, el profesor Hernández Díaz lo atribuyó en primera idea al escultor Juan de Mesa, «ya que, si bien presenta algunos arcaísmos, el modelado de la cabeza, manos y pies es muy similar al que encontramos en otras imágenes documentadas del imaginero cordobés, como el Gran Poder o el Cristo de la Conversión de la hermandad de Montserrat, con los que comparte el labrado del cabello en amplias mechas, con un bucle que deja al descubierto la oreja izquierda, así como la perfecta ejecución de las manos con las venas marcadas y largos dedos», como señala la historiadora Gloria Centeno en su monografía sobre este monasterio. Por su parte, el profesor José Roda también subraya «la similitud de las manos, los pies y la voluminosa corona de espinas, labrada en el mismo bloque que la cabeza, con los que presenta el Gran Poder, siendo las facciones muy parecidas a las del San José de Fuentes de Andalucía».

De igual manera, Rodríguez Babío apunta en un reportaje publicado en la Archidiócesis su relación con Jesús de la Salud de la hermandad de la Candelaria, «prácticamente contemporánea, aunque de otro autor, atribuido a Francisco de Ocampo; con la que comparte el ser de talla completa, es decir, frente a otras imágenes de la escuela sevillana tiene tallada la túnica que viste, que es de color morado muy oscuro, presentando una greca dorada tanto en el borde inferior como en el filo de las mangas y del cuello». Con la ropa tallada, Babío la describe «con amplios pliegues que refuerzan el dinamismo que el escorzo de las piernas confiere al conjunto, con ambas rodillas flexionadas por el peso de la cruz y los pies en ángulo recto».

Con un metro y medio de alto, de talla completo, y «algo inferior a lo habitual en estas tallas», como apunta el historiador del arte Manuel Jesús Roldán, la obra procedía de la clausura y a mediados de los años sesenta se trasladó al templo del convento para ser colocado «en un retablo compuesto con piezas de diferentes altares del siglo XVII» unidas por el padre de una de las religiosas de aquellos años, Cipriano Eugenio Ruiz. El propio altar se había usado anteriormente para la Virgen del Valle, una de las imágenes que reciben culto en el convento. Del mismo modo, apunta que «la policromía actual de la imagen no sea la original y que quizás la original este bajo los actuales estofados».

Nazareno del Perdón de Santa María de Jesús
NAZARENO DEL PERDÓN DE SANTA MARÍA DE JESÚS – IAPH

Una imagen que llegó a procesionar de manera extraordinaria el 21 de febrero de 1958, presidiendo en andas el Vía Crucis que partió de la Casa de Pilatos hasta el humilladero de la Cruz del Campo primer viernes de Cuaresma, germen del actual organizado por la Pía Unión.

Deja un comentario