Pese a que la variante Ómicron ha disparado los contagios en las semanas previas y en esta primera semana de Navidad, muchos científicos son positivos de cara a la evolución de la pandemia, sustentado en que la vacunación ha reducido drásticamente el número de hospitalizaciones y fallecidos en esta sexta ola.

Los expertos calculan que hasta la mitad del mes de enero no se alcanzará el pico de contagios, pero los síntomas leve que presentan la mayoría de los contagiados por esta nueva variante descubierta en Sudáfrica, hacen pensar que en un futuro próximo la pandemia podría darse por controlada.

En este escenario trabajan los expertos pero también las administraciones, que desde hace meses trabajan de cara a las celebraciones de la próxima primavera. Es el caso de Sevilla. El disparo de contagios ha hecho que muchos se pregunten si finalmente la Semana Santa y la Feria de 2022 se podrán celebrar, al fin, con normalidad. La salida del Gran Poder al barrio de Los Pajaritos el pasado mes de octubre apuntaba a ello pero, claro, Ómicron aún no había llegado a nuestras vidas.

Pese a todo, el Ayuntamiento de Sevilla es positivo al respecto, y cree que en primavera la situación estará normalizada gracias a la elevada tasa de vacunados y a los efectos leves que está causando la variante predominante.

Un nuevo motivo para la esperanza ha tenido lugar en las últimas horas, después de que el Consistorio hispalense haya sacado a licitación pública el contrato para el suministro y montaje de los adornos florales tanto para la Semana Santa como para la Feria, algo que no llegó a producirse el pasado año, ya que la covid-19 continuaba generando patologías graves debido a la ausencia de vacunas.

El contrato que se ha sacado a licitación incluye la confección y colocación de guirnaldas vegetales, suministro y montaje de plantas de ornato para la Casa Consistorial, el escenario del Pregón y Carrera Oficial por donde todas las hermandades hacen estación de penitencia durante la Semana Santa.

El hecho de que este año sí que se haya dado este paso, demuestra que la intención de las autoridades de las ciudad mantienen el objetivo de que ambas fiestas se celebren como en periodo prepandemia. El Ayuntamiento es optimista al respecto, ya que esperan que desde ahora y hasta el 10 de abril (Domingo de Ramos) la situación se haya normalizado y el panorama sea mejor que el actual.

COPE

Deja un comentario