El “nuevo” Prendimiento de Cádiz

El “nuevo” Prendimiento de Cádiz

NO hay nada más ilusionante que comprobar cómo una hermandad sueña sin límites, cómo sus responsables acumulan proyectos, ideas, adquisiciones e iniciativas conformando una candelería que ilumina con fuerza el futuro. Sobre todo si esa hermandad está próxima a iniciar una nueva etapa. Como le pasa al Prendimiento, que este próximo viernes debe reelegir a Rafael Galeano como hermano mayor para otros cuatro años.

El programa de trabajo que Galeano y su lista (prácticamente la misma junta de gobierno que ha gestionado con éxito la hermandad en los últimos cuatro años) es un valiente compendio de proyectos, entre los que destaca la decidida apuesta por seguir mejorando y enriqueciendo el patrimonio. Y dentro de este capítulo, llama la atención la propuesta para restaurar la imagen del Señor e incluso para plantear la restauración o remodelación del misterio.

Una vez que la junta de gobierno tome posesión, si el cabildo del viernes se desarrolla con normalidad, no parece que vaya a tardar mucho la convocatoria de ese cabildo en el que los hermanos decidirán qué hacer con el misterio. Sobre la mesa, según parece, se van a plantear diferentes opciones con diferentes nombres propios de la imaginería actual que expondrán cómo conciben ellos ese misterio. Y serán los hermanos los que decidan qué paso saldrá a la calle el Lunes Santo del futuro.

Se abre, pues, la puerta de par en par a un nuevo Prendimiento. Un Prendimiento que procesione sobre un paso que posiblemente en 2023 culmine su talla con unos respiraderos que llamaron la atención la pasada Cuaresma en la exposición de Cajasol y que empiece la aventura del dorado, con una imagen del Señor restaurada que de alguna forma ya dibujaba Luis González Rey en el cartel de la Semana Santa, y con una imaginería secundaria que puede variar notablemente lo que hasta ahora se ha visto procesionar.Tampoco se quedan atrás los proyectos y sueños que en el Prendimiento tienen respecto al paso de palio, que va a seguir una fase de restauración y plateado. E incluso a la Custodia procesional, que igualmente se quiere restaurar para recuperar esa procesión del Corpus del Mentidero.

La candelería de esta hermandad del Lunes Santo está, por tanto, más que dispuesta. Ahora corresponde a los hermanos encenderla en el cabildo del viernes; y a partir de ahí, que el tiempo decida si se mantiene o no encendida. 

DiariodeCadiz

Deja un comentario