Rafael Zornoza ha sido al final el que ha propinado el mazazo definitivo que desde hace semanas, o meses, esperaba la Semana Santa de Cádiz. Siguiendo la fórmula que hace unos días emprendió el arzobispo de Sevilla y que luego imitó el de Granada, el obispo de Cádiz ha emitido este viernes un decreto por el que se suspenden las salidas procesionales y todo tipo de culto en la vía pública hasta que «no se decrete expresamente lo contrario».

El decreto recién publicado por el Obispado tiene como objetivo principal la suspensión de las procesiones de Semana Santa en la diócesis de Cádiz y Ceuta. No obstante, y siguiendo lo dictaminado por Sevilla a finales del pasado año, se suspenden también «todos los actos de culto externo, es decir, que tengan lugar en la vía pública, ya sean organizados por las distintas Hermandades y Cofradías de la Diócesis, así como por Parroquias u otros grupos o asociaciones de fieles, tanto los ordinarios como los extraordinarios». Esto incluye todos los vía crucis de Cuaresma y otro tipo de culto que pudieran celebrarse en las próximas semanas o meses.

diariodecadiz

Deja un comentario