Cádiz

El pleno decide este lunes los actos que se realizarán en Cuaresma y Semana Santa de Cádiz

Los hermanos mayores de las corporaciones gaditanas avanzan este lunes en la programación de actos y cultos para Cuaresma y Semana Santa. La suspensión oficial de las estaciones de penitencia en la Catedral no ha restado las ganas de seguir trabajando para vivir este tiempo adaptándose a las circunstancias.

La comisión de Semana Santa que conforman cinco hermanos mayores tiene mucho que decir en este sentido puesto que desde el pasado mes de septiembre ha estudiado todas las opciones que se pudieran dar como consecuencia de la pandemia del coronavirus, desde la normalidad absoluta hasta el confinamiento. Descartados los cultos externos, ahora mismo la acciones se centran en el interior de los templos y en la posibilidad de desarrollar alguna actividad extraordinaria como es la exposición de material procesional de las hermandades que se quiere celebrar preferiblemente en la Casa de iberoamérica.

Ignacio Robles (Oración en el Huerto), Juan Carlos Torrejón (Piedad) e Ignacio Ortiz (Borriquita) forman parte del grupo de trabajo que, junto a la Permanente, ha diseñado las propuestas que se plantearán a todos los responsables de las corporaciones. Todos ellos destacan la necesidad de estar unidos en estos momentos y a su vez, siguiendo el decreto del Obispo, vivir la Semana Santa con mayor intensidad.

«Tenemos por delante una Cuaresma y Semana Santa bastante complicadas después de un año que de por sí ya ha sido demasiado complejo pero debemos trabajar para afrontar una Cuaresma intensa dentro de las limitaciones. No debemos pararnos siempre que se permita y organizar las actividades que se puedan. Tenemos que pensar en que nuestros cultos sean lo más solemnes y participativos posibles, al igual que los actos que sean en conjunto y se decidan en el pleno. La ciudad tiene que saber que estamos en Cuaresma y esto permitirá al gaditano acercarse a sus hermandades», explica Ignacio Robles.

De cara al pleno en el que se perfilará la programación, Juan Carlos Torrejón comenta que «las propuestas dependen de lo que las hermandades quieran realizar. La exposición va existir, ya lo ha anunciado el presidente, y hay otras ideas que se van a trasladar y confiamos en que haya una unidad en ese sentido. Pero cada templo tiene unas circunstancias distintas».

Con respecto a la exposición cofrade Ignacio Ortiz afirma que «será una oportunidad única para ver con detalle el material procesional de nuestras hermandades. Esto es algo que ya se planteó en el mes de septiembre y va por el bien de la Semana Santa de la ciudad. La comisión ha trabajado unas posibilidades y ahora el pleno opinará. Nosotros estamos abiertos a todas las sugerencias y todo depende de lo ambicioso que se quiera ser con la exposición. A partir del pleno habrá que nombrar unos comisarios que se pongan a trabajar porque la Cuaresma empieza en un mes pero hay buena voluntad y ganas».

La disposición de todos para afrontar esta situación es la sensación más extendida entre la comisión y la permanente del Consejo. Juan Carlos Torrejón incide en esa idea aunque también destaca que es fundamental el compromiso por parte de los hermanos. «Las hermandades van a poner todo de su parte porque es necesario que haya movimiento y los hermanos se acerquen. Esto va a ser un punto de inflexión de la realidad que tenemos en las cofradías para saber cuál es el hermano que vive la hermandad más allá de la salida procesional. Deseo que haya un repunte en cuanto a la participación de los hermanos en los cultos. Son ellos los que deben arrimar un poco el hombro en todos los sentidos. Porque si esto se prorroga la situación va a ser peor ya que las hermandades nos encontramos ya casi en una economía de subsistencia».

También coinciden desde la comisión en realzar en lo posible los cultos internos y en que para ello es más que necesaria la colaboración de los párrocos y directores espirituales. «Estoy convencido de que contaremos con el apoyo de todos ellos y facilitarán que se puedan vivir intensamente los cultos dentro siempre de los aforos permitidos pero que se pueda tener el máximo tiempo posible la iglesia abierta y se facilite que los fieles y hermanos puedan acercarse», comenta Ignacio Robles.

Confinamiento

Debido al avance de la pandemia tampoco se puede dejar atrás que las circunstancias cambien. Aunque se confía en que no se llegue a repetir la misma situación que en la Cuaresma y Semana Santa de 2020 no se descarta nada. «Las circunstancias son preocupantes porque, Dios no quiera, pero igual nos podemos encontrar en un confinamiento. Lo que planteamos es para un escenario parecido al de ahora. Esto va a depender de la evolución de la pandemia pero hay que prepararlo todo para que dentro de lo que lo permitan poder celebrar los actos y si la situación va a peor tenerlo también en cuenta», comenta Torrejón. En ese sentido, Ortiz asegura que «estamos viendo cómo sube la incidencia y nadie descarta un confinamiento. Podríamos estar peor a finales de febrero si no se pone un remedio tasativo. De todas formas, la responsabilidad personal es más importante que lo que nos permitan o no hacer, eso, y la vacunación. Esto cambia de una semana a otra. Los cultos externos no están permitidos. Nos movemos entre una Semana Santa con restricciones o con confinamiento total».

¿Cómo podrían ser los cultos internos?

La comisión presenta sus propuestas este lunes a los hermanos mayores y hasta entonces no se sabrá exactamente qué opciones plantea. Lo que está claro es que en el interior de los templos se quiere que todo sea especialmente significativo y ello podría pasar como ya han apuntado distintas voces cofrades en unos montajes de cultos cuaresmales más cuidados, más espléndidos… De cara a Semana Santa suenan sugerencias muy diversas pero una de ellas muy probable es que cada hermandad realice la estación de penitencia en su templo a la hora en que estaría prevista si esta fuera en la Catedral. Tendría que ser con las restricciones de aforo pertinentes y las medidas de seguridad que actualmente se tienen en las iglesias (distancia de seguridad, mascarillas y gel hidroalcohólico). También está en el deseo de algunos el proceder al montaje de los pasos, una cuestión más compleja y que en principio dependerá de lo que cada hermandad considere.

LaVozDigital

Deja un comentario