En plena celebración de su 75 aniversario, la Hermandad del Silencio va a escribir un singular renglón en su historia: la corporación del Jueves Santo ‘se muda’ temporalmente hasta el convento de las Claras, en pleno corazón del casco histórico de la ciudad.

El motivo no es otro que las obras que se llevarán a cabo de forma inminente en el templo de San Agustín, sede canónica de la hermandad. Esas obras se prolongarán hasta el próximo mes de septiembre y, mientras tanto, toda la actividad parroquial de San Agustín se traslada al convento de las Claras, incluyendo la propia actividad del Silencio.

Así, una vez pasada la función del 75 aniversario que tendrá lugar el próximo domingo, la Hermandad del Silencio trasladará a la Virgen del Consuelo hasta el templo conventual, donde se situará en un altar efímero que montará la Hermandad junto al Cristo de la Pobreza.

Por su parte, el Cristo de la Redención irá a las Claras una vez acabado el proceso de restauración al que será sometido próximamente.

Se da la situación (histórica, también), que estas serán las primeras imágenes de la Semana Santa almeriense que saldrán de su templo tras la pandemia. No obstante, no habrá traslado público y ese hecho quedará en simple anécdota

Lo que no será anecdótico será la imagen que regalará esta situación a la historia cofrade de Almería: la Virgen del Consuelo y el Señor de la Redención, juntos, en las Claras, gracias a unas obras en San Agustín.

Las obras

Tal y como explican desde la propia Hermandad del Silencio, las obras que tendrán lugar en el templo de San Agustín «pretenden solventar diferentes desperfectos en los zócalos de mármol, humedades, así como arreglar la fachada y la puerta principal; también se intervendrá la mesa del altar, se instalará de nuevo del ambón de mármol y se realizarán cambios en las capillas y hornacinas de las imágenes que quedarán de la siguiente forma: el Cristo de la Columna recibirá culto en la hornacina que ocupaba San José, luciendo el bajo del altar en el que se encontraba; en su lugar se situará el Cristo de la Oración en el Huerto en un nuevo pedestal; el misterio del Descendimiento ocupará una nueva capilla que se construirá en el lugar donde estaba el Cristo de la Oración y su lugar lo ocupará la Virgen del Consuelo (como hizo en la década de los 90) recuperando su retablo de Jesús de Perceval que se instalará junto a la peana que actualmente utiliza, lo que servirá para recuperar la capilla del Baptisterio junto a la entrada al templo, donde recibirá culto la imagen de San José».

Deja un comentario