En el aire la presencia de la Hermandad de La Palma de Cádiz en la Magna de Septiembre

La participación de la cofradía de La Palma en la procesión magna del 17 de septiembre ha quedado en suspenso. La hermandad del Lunes Santo, que ya había aceptado la invitación del Consejo de Hermandades y que había recibido incluso la luz verde de su cabildo de hermanos, convocado expresamente para esta cuestión el pasado julio, no ha garantizado su presencia en las calles de la ciudad después de la última reunión celebrada en el Consejo.

El hermano mayor, Francisco Javier Lucero, ha explicado que el escenario actual de organización de la magna no cumple con el acuerdo adoptado por el cabildo de hermanos de La Palma, “que aprobaron la participación siempre y cuando no generara gastos para la hermandad, o no al menos unos gastos a los que no se pudiera hacer frente”. Este criterio no es seguro que pueda cumplirse con las decisiones adoptadas en el seno de la organización de la magna, que contempla una financiación a cada hermandad de 1.200 euros para gastos de flores y de cera.

“Con ese dinero no nos llega para exornar al completo el monte del Cristo de la Misericordia”, asegura Lucero, que además puntualiza que esa estimación se hace en base a los precios del clavel en época de Semana Santa, “que es mucho más barato que lo que va a costar en septiembre”. De este modo, la cofradía tendría que asumir parte del exorno floral, la cera del paso y todo lo relativo al acompañamiento musical (que en el traslado del día 16 correría a cargo de la banda de cornetas y tambores de la Vera-Cruz de Utrera y en el regreso del 17 de Rosario de Cádiz).

Al hilo de esta cuestión, dice el hermano mayor no estar de acuerdo con la decisión de hacer un reparto lineal de esos 1.200 euros por cofradía para flores y cera, “ya que no tiene el mismo coste un monte de claveles que un friso alrededor de un paso”. “Me parece un agravio”, añade, a la vez que pone en duda algunas decisiones de la permanente del Consejo que conlleva gastos extraordinarios, “como contratar a tres bandas para el cortejo o hacerse cargo por su cuenta de la salida del Resucitado con todo lo que ello conlleva”.

“La situación es bastante complicada”, reconoce Francisco Javier Lucero, que insiste en que en La Palma “contamos con un compromiso del cabildo de hermanos que estamos obligados a cumplir”. Por eso, asegura que si en la organización de esta procesión extraordinaria “no se dan las condiciones, no podremos salir”.

Lea la Noticia Completa en DiariodeCadiz

Deja un comentario