Toledo vuelve a celebrar el Corpus pero adaptado a la pandemia

Es la fiesta grande de la ciudad de Toledo. El Corpus Christi, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional lleva celebrándose desde finales del siglo XVI. Pero la pandemia del coronavirus obligó el año pasado a suspender la tradicional procesión. Ahora la mejora en los datos epidemiológicos han permitido la celebración aunque en formato reducido.

Tras la misa en rito mozárabe en la Catedral, la custodia de Arfe ha salido de la Puerta Lana hasta la Puerta de Reye donde ha quedado epuesta al público. Una procesión simbólica de apenas 8 minutos bajo los apluasos de toledanos y visitantes que han recuperado sensaciones de otros años. «Teníamos muchas ganas «, » es nuestra fiesta y la echábamos de menos» nos cuentan los vecinos apostados en las vallas instaladas por el Ayuntamiento para controlar aforos. Los integrantes de las cofradías también han reducido su participación: sólo cuatro miembros cada una.

A pesar de tratarse de una celebración atípica, la ciudad ha querido vestir sus mejores galas. 40 mantones de Manila del siglo XIX engalanan los balcones y la Asociación de floristas han adornado gran parte de las calles del casco histórico. Además del toldo tradicional que se han instalado en la Calle Cardenal Cisneros y el olor a tomillo y romero que inunda cada rincón.

Lejos quedan los más de 100.000 visitantes que otros años abarrotaban Toledo para disfrutar de una de sus fiestas más multitudinarias.

Rtve

Deja un comentario