El joyero Francisco Mill, recientemente, ha procedido a la limpieza de la corona que le fuese impuesta a Nuestra Señora de la Esperanza  de Triana en su coronación canónica pontificia en 1984, además de haber realizado tres nuevos elementos que el propio artesano le ha incorporado, consistiendo en tres atributos que los portan otros tantos ángeles distribuídos en la parte trasera del canasto.

Estas pequeñas nuevas piezas son concretamente un salvavidas, un faro de oro del que sale un haz de luz en oro blanco y una rueda de timón.

Deja un comentario