Hacienda ha declarado la guerra al IVA de las sillas que se colocan en la carrera oficial de la Semana Santa. Una reclamación que se remonta a finales de los 90, en Sevilla, y que desde 2020 viene repitiendo la Dirección General de Tributos en la mayoría de las capitales andaluzas, incluido Cádiz, donde el Consejo de Hermandades sigue defendiendo su criterio de que la Semana Santa en general y las hermandades en particular están exentas de este impuesto.

De momento, el Consejo ganó la primera de las batallas, al recibir la razón por parte del Tribunal Económico Administrativo de Andalucía Occidental, que avaló la tesis de las cofradías de que no deben pagar IVA por el alquiler de las sillas para presenciar el paso de las procesiones de Semana Santa.

En primer lugar, ese tribunal recordó que ya Hacienda intentó sin éxito en los años 90 que las cofradías de Sevilla tributaran el IVA por las sillas; y en recuerdo de aquel expediente, insistió que a las hermandades y sus consejos “no les es de aplicación el artículo 6 del reglamento que regula el IVA porque no son entidades privadas de carácter social, sino que gozan del mismo régimen fiscal que éstas”. Por tanto, considera el Tribunal Económico Administrativo regional que esa resolución que se remonta al año 2002 sigue en vigor porque las leyes no han cambiado.

A estos argumentos suma el Consejo de Hermandades el de la propia ley de IVA, que en su artículo 20.1.14 exime de pagar el IVA a las prestaciones de servicios de “representaciones teatrales, musicales, coreográficas, audiovisuales y cinematográficas” y de “organización de exposiciones y manifestaciones similares”; donde las hermandades quieren encuadrar las procesiones de Semana Santa.

Obtenido, pues, el respaldo de este Tribunal Económico Administrativo andaluz, el director del Departamento de Gestión Tributaria de la Agencia Tributaria ha interpuesto recurso de alzada que ahora tendrá que resolver el Tribunal Económico Administrativo central, con sede en Madrid. Por tanto, se abre un nuevo compás de espera, una nueva batalla por la tributación o no de ese 21% que el Consejo de Hermandades sí aplicó a las sillas en esta última Semana Santa.

De hecho, a este respecto explica el presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado, que hasta que no haya un pronunciamiento en firme al respecto, las hermandades gaditanas tienen que tributar a Hacienda ese impuesto. Es decir, que por ahora se paga a Hacienda ese 21%, que será devuelto al Consejo si la resolución final de los tribunales es favorable a los intereses de las hermandades. “Eso nos impide por ahora devolver a los abonados y usuarios el 21% que han tenido que pagar este año, como nos hubiera gustado hacer”, indica Jurado, que anuncia un proceso formal para la devolución del impuesto si esta batalla judicial con Hacienda termina ganándola el Consejo.

Por ahora, estima el presidente que deberán pasar varios meses hasta que el Tribunal Económico Administrativo Central se pronuncie respecto a esta cuestión. Y más allá de eso, no descarta Jurado la interposición de un recurso judicial por la vía contencioso-administrativa que dilataría aún más la resolución final respecto al IVA de las sillas.

Lea la noticia completa en DiariodeCadiz

Deja un comentario