El artista iliturgitano evoca la antigua imagen de la Virgen de la Cabeza en su obra, con motivo del 794 aniversario de la conmemoración

«La Virgen sola, de forma contundente, en su altar celestial, entronizada en la peana y con su característico resplandor o ráfaga sobre un fondo de nubes en tonos anaranjados».

Es la síntesis que la Real Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza ofrece sobre el cartel anunciador de las fiestas de la Aparición, que cumplen su 794 aniversario y que se celebrarán la próxima noche del 11 al 12 de agosto.

Una conmemoración para la que el artista local José María Carrillo Castillo evoca (según la hermandad) a la imagen original, perdida durante la Guerra Civil, «con el rostro levemente inclinado, vestida con el manto bordado por Ana y María Engelmo en 1904 y donado por Inés Jiménez de Ariosa», transformado en azul celeste por obra y gracia de la libertad creativa de Carrillo. 

Como aclaran desde el colectivo mariano, las coronas y el rostrillo que luce en el cartel corresponden al «juego de plata realizado por el orfebre cordobés Aumente». Destaca igualmente la hermandad el «simulacro de encajes» que puede contemplarse en la obra, «algo frecuente en las representaciones del artista en un intento de recuperar el sabor con el que antaño se vestía a la Virgen».

No falta la alusión al pastor Juan de Rivas, que aparece arrodillado, en posición orante entre sus ovejas, que remite a una parte del cuadro de la Aparición de la Virgen de la Cabeza, obra de Manuel Aldehuela, que se conserva en la Iglesia de Santiago Apóstol de Andújar.

«La Cofradía Matriz quiere agradecer la profesionalidad de José María Carrillo y la colaboración de la familia que conserva la obra que preside el anuncio gráfico del 794 Aniversario de la Aparición de la Santísima Virgen de la Cabeza», concluyen. 

LaContradeJaen

Deja un comentario