La capilla sacramental de Santa Catalina de Sevilla se hace cartel

Acompañaba el calor, por fortuna aún no demasiado sofocante, en la sede del Excelentísimo Ateneo para poner más ambiente a la presentación del cartel que Fernando Vaquero Valero ha realizado para el Consejo General de Hermandades y Cofradías con motivo del Junio Eucarístico. Sólo faltaba el aroma a juncia y romero, pero casi se intuía. Por vez primera, la nueva junta directiva de la Docta Casa, encabezada por su presidente, Emilio Boja, acogía un acto organizado por el principal organismo cofradiero de nuestra ciudad, con Francisco Vélez al frente.

Vaquero ha buscado el lado espiritual de las hermandades sacramentales en su obra, así como su recogimiento, sin dejar de darle relevancia a esa luz que nos lleva a Dios Sacramentado, y que desde las cúpulas o linternas de nuestros templos se dirije hacia donde habita el Señor. El pintor, para esta encomienda, ha escogido la capilla sacramental de la Iglesia de Santa Catalina, obra del arquitecto Leonardo de Figueroa en la primera mitad del siglo XVIII y que constituye uno de los mayores exponentes del Barroco andaluz, señalando que es el Sagrario ese rincón íntimo donde comienzan las procesiones eucarísticas, ya sean de impedidos o con el Pan Vivo sobre custodias de asiento, de manera que este culto externo es una prolongación de la santa misa, saliendo a la calle para regresar posteriormente a ese mismo tabernáculo. El cartel es un óleo sobre lienzo, y en él toma un especial protagonismo el retablo de Felipe Fernández del Castillo y su sobrino Benito de Hita y Castillo, datado en 1756, sobre el que se lee, con letras doradas, la leyenda que lo justifica: «JUNIO / EUCARÍSTICO / SEVILLA / 2002».

Lea la noticia completa en ElCorreoWeb

Deja un comentario