Lea la noticia en EldiadeCórdoba

Las hermandades cordobesas siguen planificando la próxima Semana Santa, como es el caso de la hermandad de la Estrella, que ha comunicado este viernes su plan para este próximo Lunes Santo. La cofradía de la Huerta de la Reina expondrá a la veneración de los fieles y devotos a sus titulares, el Señor de la Redención y la Virgen de la Estrella.

«Desgraciadamente la crisis sanitaria que vivimos va a impedir, por segundo año consecutivo, que podamos vivir un Lunes Santo normal en el que tuviéramos la ilusión de realizar estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral, vivir la ansiada espera y preparación de todo lo que conlleva realizar dicho acto», ha comunicado la hermandad de la Estrella.

Ante la crisis provocada por el coronavirus, la cofradía ha comentado que «se han programado una serie de actos para que a pesar de todo, ¡Vivamos nuestro Lunes Santo!». De este modo, a las 10:00, se celebrará la tradicional eucaristía preparatoria para la estación de penitencia, donde podrán asistir todos los hermanos, «hasta completar el aforo y cumpliendo las medidas sanitarias vigentes».

Tras la finalización de este acto, la hermandad de la Estrella, «representada por la junta de gobierno al estar limitado el número de participantes por cuestiones de aforo», participará en el acto conjunto de las hermandades del Lunes Santo que se celebrará en la Santa Iglesia Catedral, acto presidido por el obispo de la diócesis, Demetrio Fernández.

Por otro lado, a partir de las 16:00 y hasta las 21:00, la cofradía de la Huerta de la Reina ha explicado que «permanecerá abierta nuestra parroquia de San Fernando, para que feligreses, devotos y pueblo de Córdoba puedan venerar a nuestros titulares, que presidirán un altar instalado al efecto».

Durante las cinco horas que estará abierta el templo, la hermandad de la Estrella ha comunicado que «se rezará el ejercicio del vía crucis, como acto piadoso que sustituya a nuestra estación de penitencia, y se irán realizando lecturas de meditaciones sobre la advocación de nuestros titulares, el momento de la Pasión, que representa nuestro paso de Misterio, y la vida de la Virgen».

Además, «la intención es permitir que los hermanos puedan tener un rato de oración y meditación el Lunes Santo ante nuestros titulares, así como que las personas que nos visiten puedan también vivir este ambiente de oración y recogimiento». De este modo, en el interior del templo se va a reservar un espacio para que los hermanos que lo deseen puedan asistir, sentados, a estos ejercicios piadosos que se van a celebrar. Eso sí, siempre cumpliendo las medidas de restricción y cumpliendo con el pertinente aforo en la parroquia de San Fernando.

Deja un comentario