Los seis hermanos mayores de la Madrugá se reunieron este jueves para abordar algunas cuestiones de cara a la Semana Santa de 2022. Por el momento no se esperan cambios significativos, al margen de alguna leve modificación de recorridos que, de producirse, no afectaría al conjunto de la jornada.

La Hermandad de los Gitanos, representada por su hermano mayor, José María Flores, trasladó la intención de adelantar quince minutos el comienzo de la carrera oficial, para que su cofradía no saliese tan de día de la Catedral. La propuesta ha sido tumbada no solo por el resto de hermanos mayores, sino también por el Jueves Santo, que necesita de esos minutos recoger sus cofradías sin que haya nazarenos de otra jornada en las calles.

A cambio, los hermanos mayores se han comprometido en cumplir escrupulosamente los horarios aprobados para la Semana Santa de 2019, evitando así parones, cruces y retrasos en la carrera oficial.

La Hermandad del Silencio continuará un año más regresando por la Plaza de la Gavidia, aunque con la firme intención de no repetir este desvío para la Semana Santa de 2023. El Calvario, en contra de su voluntad, volverá a llegar a la Plaza de la Campana por la calle Alfonso XII, en vez de por Monsalves, debido a una cuestión de seguridad, según indica el CECOP.

La Esperanza de Triana continuará comprimiéndose en su itinerario de ida, para dejar paso a la cofradía del Gran Poder, que vuelve a San Lorenzo por las calles Zaragoza y Gravina, atravesando por la calle San Pablo. Este parón es sufrido por las dos hermandades desde hace años.

Lea la noticia completa en DiariodeSevilla

Deja un comentario