Una pequeña joya de oro puede hacerse grande convertida en corona para la Virgen de la Paz y Esperanza. Las muestras de cariño de sus devotos se traducen en que son ya muchos los que se han desprendido de sus alhajas personales para ofrendarlas a María Santísima.

La cofradía de la Paz ha abierto una campaña de recogida de donativos y oro para la nueva corona que su titular lucirá para la coronación pontificia. Las entregas pueden hacerse en la casa de hermandad o realizando Bizum al número 00400.

l hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar, explica a ABC que el objetivo es que «los hermanos y devotos aporten su granito de arena con oro, anillos, pendientes. Va poco a poco, la gente se vuelca y no tiene fecha de cierre por ahora».

De Manuel Valera

Es el orfebre cordobés Manuel Valera quien tiene confiada la misión de cincelar la presea para la imagen. En septiembre, el día 11, retomarán los actos relacionados con la coronación de la Virgen con una misa en la plaza de Capuchinos a las 20.00 horas.

La banda del palio, la Banda Municipal de Música de Arahal (Sevilla), tocará las marchas de coronación que le han regalado los hermanos y devotos, siempre que se pueda en función de la pandemia.

La coronación de María Santísima de la Paz y Esperanza iba a ser el 11 de octubre de 2020, pero por el coronavirus se pospuso sin fecha. Es lo que han pactado con el obispo, Demetrio Fernández. «Hasta que no tengamos claro y hasta que no se den todas las garantías, esperaremos; sabemos esperar», concluye Aguilar.

Tras el 11 de septiembre «vendrán más actos» que están ya programados, pero que comunicarán más adelante una vez que se evalúe la situación sanitaria, asegura el hermano mayor.

ABC

Deja un comentario