La cofradía del Domingo de Ramos trabaja en los preparativos para el 75º aniversario de la bendición de la Virgen del Amparo.

Con el fin de la Navidad, las cofradías comienzan a recuperar una actividad que poco a poco se irá intensificando paulatinamente hasta llegar a la antesala de la Cuaresma. A partir de entonces, los 40 días que vengan serán una carrera a contrarreloj hasta Semana Santa. Sin embargo, hay cofradías que a la presión natural de un año, tienen que sumar la celebración de algún aniversario. Es el caso de Pollinica, que en este 2022 conmemora el 75º aniversario de la bendición de la Virgen del Amparo

Su hermano mayor, Juanjo Granados, relata cuáles son las líneas principales sobre las que se trabaja en este proyecto, que será presentado con todos los detalles a mediados de enero. Explica que el 12 de febrero de 1947 se bendijo la imagen de la Virgen, por lo que la idea principal es que sea en esa fecha cuando comiencen todos los actos relativos a la efeméride. Además, ese día se lanzará el cartel conmemorativo: «Las fechas están sin cerrar y pueden variar día arriba, día abajo, pero el objetivo es empezar así». 

Antes de este arranque, la cofradía presentará el logo conmemorativo así como el calendario de actividades propuesto. Entre ellas, cabe destacar la serie de sabatinas a la Virgen en aquellas sedes con las que la corporación ha tenido vinculación: San Agustín, Sagrario, San Felipe, Cister y los Mártires. Sin embargo, algunas de estas celebraciones están pendientes del estado en el que se encuentren las obras: «No sabemos si el Sagrario va a estar listo. Para el caso de los Mártires, jugaremos con la fecha», subraya Granados.

También contempla un ciclo de conferencias con diferentes temáticas, enfocadas al 75 aniversario, la firma de los estatutos (cumple 100 años) y otra por determinar. El área caritativa es otro de los aspectos que se prevén, a través de un concierto benéfico. Desde un punto de vista patrimonial, desde Pollinica trabajan en la ejecución de una corona por los talleres de Alberto Quirós. El diseño, obra de Pablo Cortés, fue presentado a finales de enero del año pasado. También está prevista la realización de una saya, así como una marcha. 

«El culmen llegaría en octubre porque, coincidiendo con su festividad, tendríamos el culto extraordinario y una procesión. Unas semanas antes sería la exaltación a la Virgen. Está confirmada la persona que lo hará, pero todavía no se ha desvelado», explica el hermano mayor. 

Dentro de este programa de actividades, destaca una exposición con piezas patrimoniales de todas las Vírgenes del Amparo de Andalucía: «La idea es hacer un encuentro con esas cofradías, aunque no va a tener el alcance de congreso como tal. Sí que se va a organizar para el mes de mayo esa muestra. Estamos en contacto con las corporaciones y plateándolo». 

El calendario definido se dará a conocer entre la segunda y tercera semana de enero: «Trabajamos en cerrarlo todo». Los hermanos fueron informados de las líneas generales en el mes de julio y estos días se presentará la propuesta al Obispado.

También tendrá un espacio el centenario de la firma de los estatutos, aunque desempeñará un papel más testimonial: «Consideramos que el centenario ya celebró en 2011, con los cien años de la primera salida de Jesús en su entrada en Jerusalén. Eso sí, los actos culminarán en noviembre, que es la fecha en la que se produce la firma de estos documentos», apunta Granados. 

La Virgen del Amparo

La imagen de María Santísima del Amparo se bendijo el 12 de febrero de 1947, en la parroquia de San Felipe. Para aquella celebración, la talla se dispuso en el altar mayor, ataviada tal y como vino del taller de Castillo Ariza. José Luis Pérez Cerón, vicesecretario e integrante de la comisión del 75º aniversario, cuenta que, según se aprecia en la foto, la Virgen se vistió completamente de blanco: «En aquella ocasión ya lleva una rosa amarilla en la mano. No hay explicación, pero es una muestra que vincula esta tradición desde los orígenes».

Sin embargo, no es la primera Virgen del Amparo: «Hubo un intento y un fracaso anterior. En los años previos a la guerra, la Virgen se encarga a un imaginero madrileño, puntal en su área, aunque más enfocado a la obra civil: Coullaut Valera, pero se frustra con la guerra. Después Martínez Cerrillo, autor del Cristo, hace una Virgen y la regala, pero se ve que no tiene calidad y no se ajusta al carácter de la hermandad, porque es una dolorosa. Actualmente, se trata de la Virgen de los Dolores de Guaro, por lo que la única que ha ejercido como titular es la actual». 

ElEspañol

Deja un comentario