No ha podido ser la Merced, que debía salir hoy, por falta de tiempo. No lo será en su totalidad el 7 de octubre, con la Patrona en parihuela. Y las miras están en el 1 de noviembre, con La Palma. Pero antes que todas ellas, antes también de ese rosario público anunciado por El Huerto con la Virgen de Gracia y Esperanza, la ciudad ya ha tenido su primera imagen por las calles. No hubo dispositivo especial, control de aforo, antígenos, cuadrillas ni otras medidas; de hecho, no hubo ni público. Porque lejos de los vídeos y las fotografías que desde hace semanas han regalado Arcos, Sevilla, Málaga, Jerez o San Fernando, el regreso de una imagen a las calles de Cádiz se produjo sin público, sin anuncio previo y sin el boato que rodea (o debe rodear) a cualquier movimiento del titular de una cofradía, máxime cuando se realiza en la calle. El grupo escultórico del Caminito fue trasladado a Argüelles, para celebrar allí los cultos en torno a los Dolores de María; y de allí regresó, sin cortejo ni público en las aceras, a su capilla. La primera imagen en volver a la calle.

DiariodeCadiz

Deja un comentario