Tras la comunicación hecha pública el pasado 14 de septiembre por parte de la provincia eclesiástica de Sevilla (integrada por las diócesis de Sevilla, Asidonia-Jerez, Cádiz y Ceuta, Canarias, Córdoba, Huelva y Tenerife) en la que se anunciaba el levantamiento de los decretos episcopales que prohibían el culto en la vía públicaChiclana recuperará esta misma semana este tipo de celebraciones, concretamente dos rosarios por parte de sendas imágenes marianas.

De esta forma, será la Hermandad del Amor la que se estrene de nuevo con una de sus imágenes por las calles de la ciudad, este viernes día 24, a través de un Rosario vespertino, una celebración que forma parte de sus cultos con motivo de la festividad del Dulce Nombre de María, advocación de su titular mariana, que se celebró el pasado 12 de septiembre.

Así, nada más conocerse el levantamiento de las restricciones existentes hasta ahora a causa de la pandemia en lo que al culto externo se refiere, la Junta de la corporación chiclanera dio traslado de la solicitud de los permisos correspondientes al Consejo de Hermandades de la ciudad para que los tramitara ante el Ayuntamiento, informando además al Obispado de la celebración de dicho culto que recogen sus estatutos y que está previsto cada último viernes de septiembre.

Tras estas gestiones, la hermandad ha recibido en los últimos días los permisos y autorizaciones correspondientes, de forma que podrá llevarse a cabo en la ciudad la primera salida de una imagen religiosa en culto externo después de 18 meses de pandemia y las correspondientes prohibiciones en este sentido. Cabe recordar que fue la imagen del Señor de la Piedra la última que recorrió las calles de Chiclana para presidir un Vía Crucis en la Iglesia Mayor, un acto que tuvo lugar en marzo de 2020 justo antes del inicio del confinamiento por el Covid-19.

En lo que a la cita de este viernes respecta, ésta tendrá lugar a las 19:45 horas desde la Parroquia de San Antonio de Padua, en Fuente Amarga, para recorrer posteriormente las calles de la feligresía por espacio de una hora y media aproximadamente. El cortejo, integrado por la Junta de Gobierno de la cofradía y los hermanos de la corporación, estando aún pendiente de confirmarse la presencia de un coro o una capilla musical, acompañará a la imagen de María Santísima del Dulce Nombre, que irá en una parihuela portada por 14 personasTodos los participantes en la celebración tendrán que llevar mascarilla, reduciéndose además el número de costaleros que portarán la parihuela para aumentar el distanciamiento entre ellos. Asimismo, los costaleros tendrán que presentar certificado de haber recibido la pauta completa de la vacuna del Covid-19 o haber pasado la enfermedad para poder participar en el Rosario.

Con esta celebración se da el pistoletazo de salida a una nueva etapa dentro de los cultos de las hermandades y cofradías en Chiclana, una vez relajadas las restricciones existentes hasta ahora debido a la pandemia, una situación que tendrá su continuidad esta misma semana con la celebración, el sábado 25 de septiembre, del Rosario de Alabanzas por parte de la agrupación parroquial Divina Pastora.

En esta caso, el acto, que también cuenta con los correspondientes permisos municipales y eclesiásticos, tendrá lugar sobre las ocho de la tarde desde la Capilla del Santo Cristo, como parte de los cultos que la agrupación parroquial celebra durante esta semana. Así, la imagen de la Divina Pastora volverá a recorrer algunas de las calles del centro, llegando el citado Rosario hasta la calle La Fuente, sobre una parihuela que será portada por 13 personas. El cortejo estará integrado, además de por los miembros de la agrupación parroquial, por un quinteto musical que pondrá el acompañamiento al acto.

DiariodeCadiz

Deja un comentario