Lo que ha sucedido en el claustro de la Catedral ha sido un “banquete del arte”, tal y como anunció el presentador del acto, el cofrade Daniel Valverde. De “entrante eucarístico”, la Banda de Música de Santa Cecilia de Sorbas interpretó ‘Corpus Christi’‘Cristo de la Escucha’ y, finalmente, estrenó ‘Lumen Dei’, la marcha compuesta por José Peña Rubio con motivo del 75 aniversario de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería.

Y, efectivamente, ese era el ‘entrante eucarístico’, lo que precedió a la presentación del cartel realizado por Fernando Vaquero para anunciar la efeméride de la entidad cofrade con sede en la calle Ciprés. 

Y a partir de aquí, que hablen dos cosas: la propia obra del artista sevillano y sus palabras, esas con las que ha explicado el origen de su imponente cuadro. Y para ello, hay que empezar viajando hasta Milán…

Inspiración en Da Vinci

“Si buscamos la definición de ‘Agrupación’ encontraremos lo siguiente”, expone Vaquero. “Conjunto de personas u organismos que se reúnen en torno a una misión concreta”, concreta el autor. 

“Les confesaré que fue leer aquella definición y aparecer en mi cabeza aquellos apóstoles reunidos en torno a Jesús con una misión muy concreta: ‘id y predicad el Evangelio’ exactamente la misma misión de nuestras Hermandades. Nada más surgir la chispa de aquella idea apareció en mi cabeza otra imagen: la famosa ‘Última Cena’ de Leonardo da Vinci”, explica el sevillano.

A partir de ahí, “se me ocurrió situar al Señor de la Hermandad de la Cena y a su apostolado en aquel cenáculo que pintó Leonardo para la iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán, un cenáculo imaginariamente situado en la ciudad de Almería y por el que a través de sus ventanas se observa cómo era esta ciudad hace 75 años”, explica Vaquero.

Los detalles

Si la inspiración es ese cenáculo de Da Vinci reconvertido en la Sagrada Cena de Navarro Arteaga que los almerienses pueden disfrutar en la parroquia de San Pedro y los ventanales enseñan la Almería de hace 75 años cabe preguntarse si está representado algo más allá. Y hay mucho, ciertamente. Todo, en pequeños detalles que conforman una auténtica obra de arte.

Para empezar, el escudo de la Agrupación está bordado en el mantel de la mesa. Pero es que, además, ese “sol de justicia” que convierte la escena en un espectacular juego de luces y sombras hace referencia al lema del aniversario, ‘Lumen Dei In Aeternum’. Y una vez solventados esos detalles quedaba el más importante: cómo representar a todas las hermandades (de Penitencia y de Gloria) que forman la Agrupación.

“Para ello quise utilizar de una manera muy velada los halos de santidad de los apóstoles vinculándolos de alguna manera con cada una de las Hermandades atendiendo sobre todo a las características psicológicas y hagiográficas de cada apóstol”, explica el autor. Junto a Alejandro Valverde (oficial de comunicación de la Agrupación y padre del diseño del logo y del lema del aniversario), fueron hilando apóstoles con hermandades: en San Pedro está el Entierro, por ser su sede; en Santo Tomás el Resucitado, por aquel pasaje evangélico en el que el apóstol toca con sus dedos las llagas de Cristo; en San Judas Tadeo está el Prendimiento, por patrón de las causas difíciles y desesperadas y en alusión al trágico incendio del 96… “Con este sistema hemos ido completando poco a poco las 26 hermandades que no solo aparecen en los halos de los apóstoles sino en el mismo Cristo en cuyas tres potencias podemos ver las iniciales de otras tres Hermandades”, sentencia Vaquero, padre de todo un cartel de 75 aniversario.

EL DETALLE ESCONDIDO EN LA MESA

“Verán ustedes que entre todos los alimentos hay uno digamos discordante, les invito a que lo encuentren.” Con estas palabras, Vaquero reta al espectador a hallar la referencia incluida en el cuadro a sus inicios como artista, cuando empezaba haciendo bodegones por orden de su profesor y maestro.

LavozdeAlmeria

Deja un comentario