Las cofradías malagueñas se están dando prisa para recuperar el tiempo perdido durante la pandemia y el decreto que levanta la prohibición del culto externo ha provocado una avalancha de peticiones que llevaban dos años pendientes. Ahora le toca a la Virgen de la Paloma, que ha recibido la autorización para su salida extraordinaria por el cincuentenario de la talla. Será el 23 de octubre, sobre las 19.30 horas, una semana antes que la prevista Magna por el Centenario de la Agrupación.

Tras la primera salida, muy discreta, de la hermandad de la Victoria, y del traslado de 13 imágenes a la Catedral para participar en la exposición ‘El Verbo Encarnado’ le toca el turno a toda una serie de salidas que estaban pendientes: La Virgen de los Remedios ya salió en su rosario vespertino, pero han recibido autorización la Virgen de Lágrimas para un rosario de la Aurora el 3 de octubre; Azotes y Columna con una salida extraordinaria el 20 de noviembre; y la procesión triunfal tras el rosario de las Glorias, el 17 de octubre.

A estas se suma la Virgen de la Paloma. Llevaba dos años esperando para poder realizar esta salida extraordinaria, con la que se celebrará el 50 aniversario de la bendición de la imagen. Lo podrá hacer el 23 de octubre y siguiendo siempre las indicaciones sanitarias que se establezcan en cada momento y pendientes siempre de que las autoridades sanitarias den el visto bueno definitivo.

La salida de la Virgen de la Paloma puede representar un cambio de dinámica en las salidas procesionales hasta el momento, ya que lo haría en su trono procesional, el primero que salga de esas dimensiones a la calle desde el inicio de la pandemia. Será además una oportunidad de ver un trono que sólo ha salida una vez en procesión, en 2018, y que el 23 de octubre lo hará con todo el protagonismo y con el acompañamiento musical de la Banda de Música de la Vera+Cruz de Alhaurín el Grande, La Pepa.

OpiniondeMalaga

Deja un comentario