Este sábado María Santísima de la Sangre, titular mariana de la corporación de la Vera-Cruz de Gerena ha sido repuesta al culto tras la restauración que ha llevado a cabo Pedro Manzano. Tras cinco meses, la dolorosa se ha presentado ante los hermanos.

Desde la corporación agradecen «a Don Pedro el excelente trabajo que ha realizado y le damos las gracias a todos los hermanos, pues sin ellos esto no hubiera sido posible».