El deseo de la Agrupación de Hermandades y Cofradías y de todos los cofrades cordobeses es poder celebrar la Semana Santa tal y como se ha hecho siempre. Ya lo dijo en su día la presidenta de la Agrupación, Olga Caballero, pero también reconoció que las corporaciones seguirán siempre las recomendaciones que marquen en cada momento las autoridades sanitarias. Por ello, sobre la mesa está un posible cambio de itinerarios de las hermandades, de manera que procesionen por calles anchas con el fin de evitar aglomeraciones.

Así lo ha apuntado Caballero a este periódico, preguntada por la posibilidad de que la normativa actual siga vigente. Y es que cabe recordar que los cortejos procesionales han vuelto a la ciudad este mes de septiembre tras casi dos años sin pasos en las calles. La norma actual para esos actos marca una serie de condiciones a cumplir por las organizaciones, como la obligación de llevar mascarilla por parte de los costaleros. Y otra de las normativas es procesionar por las calles más anchas posibles.

Con ello, Caballero ha reconocido que para la Semana Santa del año que viene «hay que pensar que se va a tener que procesionar por calles anchas», aunque ya se ha visto que la pandemia del coronavirus es tan imprevisible que hacer presagios a largo plazo es muy complicado (la Semana Santa del 2022 será del 10 al 17 de abril).

Eso sí, la presidenta de la Agrupación de Cofradías ha puntualizado que los pasos saldrán, obviamente, de sus sedes canónicas y que muchos, por no decir la mayoría, comienzan con su estación de penitencia en lugares muy reducidos. «No podemos volar», ha bromeado Caballero, que sí ha concretado que aquellas hermandades que partan desde calles estrechas buscarán, siempre si la normativa lo establece, las vías más anchas para continuar con su recorrido.

La carrera oficial

Todo hace pensar que la carrera oficial, por lo tanto, no se vería afectada. Cuando se diseñó el traslado de ese itinerario común desde Claudio y Marcelo y la plaza de Las Tendillas hasta el entorno de la Mezquita-Catedral se apostó por un recorrido que no creara cuellos de botella. La razón que se dio en su día era la seguridad, ya que usar las calles estrechas de la Judería podría crear numerosos problemas ante posibles aglomeraciones y la necesidad de disolverlas por cualquier contratiempo.

El acceso a la carrera oficial actual se hace por la Puerta del Puente, a la que se llega a través de tres flancos: el Puente Romano (para las hermandades del otro lado del río), o desde Ronda de Isasa, bien provenientes de Santa Teresa Jornet o bien llegadas desde la Cruz del Rastro, lo que supone vías no muy limitadas de espacio.

DiariodeCordoba

Deja un comentario