Sevilla

Las procesiones extraordinarias que perdimos este 2020

 El año 2020 se marcha definitivamente. Ha sido sin duda el más nefasto para las hermandades y cofradías en casi un siglo de historia. Cuando el Covid-19 aún no había entrado de lleno en la sociedad occidental, Sevilla arrancaba un periodo ilusionante en enero, febrero y marzo que tuvo su cénit en el Vía Crucis de las Cofradías presidido por el Señor de la Salud de los Gitanos, uno de los más multitudinarios que se recuerdan. Desde ese momento, todo paró y «se confinó». La pandemia eliminó como un rodillo un año extraordinario que ha pasado como una nube de humo sin dejar rastro de procesiones.

Sin duda era el año del Gran Poder. La hermandad celebraba el cuarto centenario de la imagen que tallara Juan de Mesa en 1620 y para ello tenía preparado un hito histórico llevando al Señor a Tres Barrios-Amate entre los meses de octubre y noviembre. Todo tendrá que esperar y, quién sabe si podrá realizarse en 2021. La corporación permanece inmersa en la celebración de un Año Jubilar concedido por la Santa Sede que ha reunido hasta la fecha multitud de actos, cultos y eventos. Muchos se suspendieron, pero la gran exposición se pudo salvar por apenas días. El Vaticano ha ampliado un año más este jubileo que finalizará en el próximo otoño.

El Covid-19 también se llevó consigo el vía crucis que iba a llevar al Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes en la Catedral por su cuarto centenario. Este acto tenía previsto congregar a miles de jóvenes en torno al crucificado universitario en un culto sin precedentes en la ciudad. Fue el primer gran varapalo extraordinario de la Cuaresma que ya estaba muriéndose poco a poco.

La Macarena no tenía previsto celebrar con una procesión extraordinaria su 425 aniversario fundacional pero sí tenía previsto llevar a efecto una completa agenda que se ha quedado en la mitad y sin su acto central: el besamanos extraordinario a la Virgen de la Esperanza. Esta celebración ha tenido en paralelo el centenario de la muerte del torero Joselito El Gallo, el gran benefactor de la hermandad en el siglo XX. La Macarena se ha visto obligada a suspender el 50% de sus actos que tendrán en la inauguración del monumento en el mes de enero su cierre definitivo.

Tres pasos

Para recordar la última salida de un paso de palio en Sevilla hay que remontarse al mes de diciembre de 2019. En aquel momento, nadie imaginaba que viendo a la Virgen de la Encarnación en la calle estaban saboreando los últimos minutos -sin visos aún del próximo- de un hecho que el cofrade estaba empezando a ver como cotidiano. Después, el virus que azotaba la primavera dejaba en incertidumbre un otoño que se vislumbraba nublado pero que cayó sobre sí mismo como un castillo de naipes al finalizar el verano.

Septiembre lo iba a recibir la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila. La hermandad del Martes Santo tenía preparada una procesión antológica con su dolorosa bajo palio por el 75 aniversario de los orígenes de la corporación el día 26. Todo estaba preparado para desquitarse del disgusto que provocó la lluvia dos años antes en la anterior salida extraordinaria preparada. Esta vez fue una pandemia la que lo impidió.

Llegaba octubre y el día 24 le tocaba el turno al stabat mater que tenía preparado la Lanzada con su crucificado, la Virgen del Buen Fin y San Juan. La hermandad celebraba el 425 aniversario de su fundación con una procesión que habían preparado con tesón desde hace años. Todo quedó en nada.

La última esperanza del año estaba en Omnium Sanctorum con la hermandad del Carmen. El día 14 de noviembre, la imagen iba a salir bajo palio por las bodas de plata de su corporación. La decisión final del Gran Poder iba a marcar el resto del año que ha dejado un 2020 sin procesiones extraordinarias en Sevilla. Al menos, vivió el pasado 1 de octubre el acto más emotivo que se recuerda en años en la Semana Santa de Sevilla: ver al Señor del Gran Poder en mitad de una plaza de San Lorenzo que este año ha sido el gran pañuelo de lágrimas de una ciudad copada por la tristeza, como así lo han vivido sus cofradías.

abc

Deja un comentario