Prometieron que la coincidencia entre Carnaval y Corpus no tendría ninguna repercusión en la fiesta religiosa. Pero la procesión del Santísimo está abocada a salir por la puerta lateral de la Catedral ante la ausencia de rampa, que el cambio de fecha del Carnaval obliga a desmontar este año. Y también ante los grandes eventos cofradieros extraordinarios que ya están marcados en rojo en el calendario de 2022 y que tienen a la Catedral como escenario; porque el Ayuntamiento ha confirmado que la Virgen de las Penas saldrá por la puerta principal de la Catedral cuando se corone el próximo 14 de agosto; y los pasos que participen en la magna del 17 de septiembre también alcanzarán la plaza de la Catedral bajando la rampa.

La concejala de Cultura y Fiestas, Lola Cazalilla, ha salido al paso de la situación generada para explicar la gestión municipal realizada y el por qué de la ausencia de rampa. “Montar la rampa le cuesta al Ayuntamiento unos 7.000 euros, y este año es excepcional no solo por el Carnaval, porque nos han solicitado montar la rampa para cuatro acontecimientos distintos, lo que supondría alrededor de 28.000 euros que salen del presupuesto de Cultura”, explica Cazalilla, que ve un tanto exagerado montar esta infraestructura “cuatro veces en cinco meses”.

Es por eso que el Ayuntamiento se plantó en tres montajes (Semana Santa, coronación de las Penas y magna), dejando fuera a la procesión del Corpus. Es consciente Cazalilla que habitualmente la rampa se queda instalada desde Semana Santa hasta que finaliza la procesión eucarística, pero asegura que es una decisión de Seguridad Ciudadana la que obliga a quitar la instalación de cara al Carnaval de junio “por las actividades que se van a celebrar allí, el botellón que suele generarse en la plaza, o la necesaria evacuación”.

Lea la noticia en DiariodeCadiz

Deja un comentario