El Pleno de Hermanos Mayores decidirá el 18 de mayo si es pasional, con más imágenes, o estacional, con solo catorce

El presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz, Juan Carlos Jurado, ha confirmado que aún queda mucho trabajo por delante para el Vía Crucis Magno de septiembre, descartada la procesión magna prevista inicialmente.

Lo que sí tiene claro, según aseguró durante la entrevista este lunes en Luz de Pasión, el espacio dirigido y presentado por Jesús Devesa en 7TV con la colaboración de Carlos Ruso, es que el desfile, que contará exclusivamente las hermandades de Cádiz capital, quedará cerrado por una Dolorosa, porque “la Madre de Dios estuvo al pie de la Cruz en todo momento”. 

Partiendo de este deseo, tendrá que ser el Pleno de Hermanos Mayores, convocado para el próxo miércoles 18 de mayo, el que concrete el resto de aspectos de importancia, aclarando en primer lugar si el Vía Crucis Magno será estacional o pasional.

En caso de la primera opción, no hay dudas de cuáles serán las catorce imágenes que procesionarán. Si se opta por la segunda propuesta, se abre el abanico, con la posibilidad de que Borriquita o Sagrada Cena se incluyan en la nómina de participantes, que en cualquier caso, será decidido igualmente por el plenario.

Otra duda que cabe despejar es la fecha. La intención del Consejo es que tenga lugar a partir del 14 de septiembre, cuando el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, celebre el pontifical con motivo de la Exaltación de la Santa Cruz. “Será de entonces en adelante”, agregó, con el 17 como posibilidad.

En cuanto a los motivos, recordó que, efectivamente, es la conmemoración de los 300 años de la colocación de la primera piedra de la Catedral lo que ha movido al Consejo a poner sobre la mesa el Vía Crucis Magno, pero sumó dos más. Por un lado, la necesidad de pedir por la paz mundial, no solo por la invasión de Ucrania, sino por las 34 guerras que sufre el mundo, matizó. Por otro, la pandemia y las vidas que se ha llevado por delante, así como el reconocimiento de todos aquellos profesionales que han luchado en primera línea contra el coronavirus.

Jurado apuntó que, una vez quede diseñado el proyecto, se solicitará permiso, en primera instancia, al delegado episcopal e igualmente lo hará al Cabildo Catedralicio.

El presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz remarcó que la idea surgió en 2020 y entonces no le pareció mal al obispo. Postergada por las nuevas olas de Covid, que impidieron que hubiera procesiones en 2021, la iniciativa se retomó en octubre del año pasado. Desde entonces, aseveró, la curia ha visto con buenos ojos la posibilidad.

Lea la noticia en AndaluciaInformacion

Deja un comentario