Roban la corona de la Virgen del Rosario de la iglesia de San Pablo de Córdoba

Los claretianos se dieron cuenta el pasado domingo de que a la imagen le faltaba la presea

La Virgen del Rosario que se venera en la Real Iglesia de San Pablo de Córdoba ha sufrido el robo de su corona. La imagen pertenece a la comunidad claretiana y la Hermandad de la Expiración recuperó su culto en 2010. Se trata de la imagen letífica que en el céntrico templo se venera y no de la titular dolorosa de la Expiración.

Fue el pasado domingo cuando en la parroquia se dieron cuenta de que a la Virgen del Rosario le faltaba la corona de plata que portaba, según han confirmado el superior de la comunidad del Claret en Córdoba, Manuel Carrasco. «No sabemos con exactitud el día del robo, porque allí no se celebra misa; el sábado hubo un acto de la Hermandad de la Expiración en la iglesia y todo estaba en orden; fue el domingo por la noche cuando se vio que a la Virgen le faltaba la corona», ha explicado. El camarín en el que está ubicada la imagen sufrió algún desperfecto por los hechos, aunque no la propia imagen. «Se ha roto algo una esquina después de que quien ha realizado el robo se subiera para quitar la corona», ha explicado

El robo se ha producido en horario de apertura de la iglesia y está en manos de la policía después de que la comunidad claretiana lo haya denunciado. Tras la denuncia, la policía científica se ha desplazado hasta San Pablo para investigarlo.

En 2010, la Hermandad de la Expiración solicitó a la comunidad de Misioneros Claretianos de San Pablo la vuelta al culto, por parte de esta cofradía, de la Virgen de gloria bajo la advocación del Rosario que desde el siglo XVIII se cobija en la capilla barroca del céntrico templo cordobés. La Virgen del Rosario en sus misterios gloriosos responde a una imagen de vestir de autoría desconocida. Esta imagen fue antaño titular de una numerosa cofradía, que cada segundo domingo de octubre recorría las calles de la ciudad en una solemne procesión.

Lea la noticia completa en DiariodeCórdoba

Deja un comentario