La hermandad del Caído explica los motivos de su ausencia en la exposición de la Agrupación de Córdoba

Una imagen caminando por las calles en silencio absoluto es algo cada vez más difícil de ver en la Semana Santa de Córdoba. Las cofradías siguen optando por contratar acompañamientos musicales para sus imágenes, casi siempre de bandas, y la presencia de hermandades con uno o dos pasos en silencio es cada vez más pequeña.

La última ha sido la hermandad de María Santísima en su Soledad, que ha decidido incorporar música y contratar a la banda de Nuestra Señora de la Estrella para ir con su titular el Viernes Santo. Desde su primera estación de penitencia, la imagen de Luis Álvarez Duarte había caminado en total silencio por las calles de Córdoba.

Después de su decisión, sólo quedan cuatro cortejos sin música, aunque sólo dos de ellos tienen silencio absoluto.

La primera es la hermandad de la Buena Muerte, que desde su fundación en 1944 se ganó el nombre de ‘Hermandad del Silencio’ por una seriedad a la que no ha renunciado.

La Reina de los Mártires ha ido dos veces con banda de música, pero ambas fuera de Semana Santa, en ocasiones extraordinarias. También va sin acompañamiento la cofradía de Jesús Nazareno, y lo hizo así desde el primer momento.

Sólo en algunos años al principio de este siglo XXI optó por un coro para el Señor y música de capilla para la Virgen, pero enseguida se regresó al silencio.

Otras dos cofradías lo hacen con algún matiz. El Cristo de la Universidad y la Virgen de la Presentación no llevan música, aunque abre el cortejo un muñidor que hace sonar una pequeña campana. Lo mismo sucede con el Vía Crucis, que lleva tambores roncos al principio.

Otras cofradías tienen un estilo severo en el que el acompañamiento musical realza el silencio. Es lo que hace Ánimas, que siempre fue una cofradía ‘de negro’ y que lleva un coro de hermanos con el Cristo -interpretando generalmente el ‘Miserere’- y otro de hermanas con la Virgen, que hacen sonar el ‘Stabat Mater’. Los nazarenos, además, van rezando el rosario.

De silencio fue muchos años la Expiración, la primera cofradía de la Semana Santa de Córdoba que optó por ir deliberadamente sin música (y no por no disponer de banda). Ahora sigue siendo una cofradía severa con acompañamiento fúnebre.Coros y música de capilla son las opciones de cofradías ‘de negro’ como Santo Sepulcro, Ánimas y Expiración

El Cristo de la Expiración y la Virgen del Rosario iban en silencio hasta mediados de la década de 1990, con alguna excepción, pero desde entonces el primer paso lleva música de capilla y el de palio una banda de música que interpreta marchas fúnebres acompasadas por un tambor ronco. Este último modelo será el que tome la Soledad.

El Santo Sepulcro, también cofradía seria, lleva música de capilla con el Señor y un coro polifónico con la Virgen, aunque su estilo es el de las cofradías de silencio.

Todas las demás hermandades, hasta 31, llevan bandas en sus pasos y en los últimos años apenas hubo una excepción, y muy breve. El Señor Amarrado a la columna fue en 2004, el año de su reincorporación a la Semana Santa con su hermandad del Huerto, con música de capilla. Al año siguiente ya incorporó una banda de música con marchas fúnebres.

abc

Deja un comentario