Si no fuera así, sería el tercer año consecutivo sin cofradías en la calle. Esto no ha sucedido nunca y resulta por lo menos chocante que en el siglo XXI, caracterizado por el avance y expansión de la digitalización y el control de la información a nivel global, tengan que suspenderse las procesiones por una epidemia que no es mucho más grave que otras que asolaron la comunidad humana. SÍ que ha habido otras ocasiones, como en 1649, en la que una epidemia de peste hizo de la ciudad de Sevilla «un inmenso hospital y un gran cementerio», llenándose la ciudad de fosas comunes, según refleja un cuadro anónimo. Dicen que allí murió Martinez Montañés.

En 1825, en tiempos de Fernando VII, este vetó la salida de cofradías y la mantuvo durante 5 años y más recientemente, en 1931 salieron cofradías, pero en 1932 sÓlo salió la Virgen de la Estrella, recibiendo el apelativo de «La Valiente». En 1933 no salió ninguna cofradía y al año siguiente salieron 14 cofradías en Sevilla.

Yo soy optimista para este año y fundo este optimismo en que Cádiz ha dado muestra de civismo en la epidemia actual. Nadie ha salido por peteneras, por lo menos que yo sepa, negándose a ser vacunado y ahí están los resultados según las estadísticas, aunque en estas no se ha tenido en cuenta en influjo favorable del viento de levante, desatado estos días, que mandan el virus al espacio y no dan tiempo para que se aloje en algún conviviente.

Según la información de este Diario de Cádiz, igual ocurre en El Puerto de Santa María y en San Fernando, quizás esta última la población de la provincia, junto con Jerez, que son las más cofrades. Podrán suspenderse o aplazarse convocatoria de actos, cultos públicos, ensayo de cuadrillas y conciertos y demás manifestaciones externas.

También se contempla la posibilidad de reducir la Carrera Oficial a solo las calles más amplias. Lo que no se contempla, con toda la razón, es acudir al Campo del Sur, como vía amplia, porque allí, combaten con fuerza los vientos usuales en la zona. Hemos pasado al nivel 2 de alerta sanitaria.

Espero y confío en que se encuentre la solución y si es imposible, -lo que descarto- que las cofradíaS se queden en casa y allí celebren sus cultos, para volver a salir después de tres años sin cofradías en la calle.

DiariodeCadiz

Deja un comentario