Cádiz cuenta los días para ver de nuevo una procesión por las calles, después de año y medio con el culto externo suspendido a consecuencia de la pandemia y después de ver cómo otras ciudades como Arcos el pasado día 11 o Sevilla el domingo 19 celebraban ya salidas de imágenes con casi absoluta normalidad. Y ese día todo apunta que será el próximo 7 de octubre, nada menos que con la Patrona de la ciudad, la Virgen del Rosario. Una procesión que ya ha solicitado formalmente la archicofradía y sobre la que están trabajando desde hace semanas en Santo Domingo.

Lo que sí ha quedado confirmado es que la Patrona saldrá a la calle en parihuela, como estaba previsto en un principio. Las últimas salidas que se han realizado en distintos puntos de Andalucía con pasos y con sus respectivas cuadrillas debajo no va a hacer cambiar la decisión adoptada en su día por los responsables de la Virgen del Rosario.

El prior de Santo Domingo, Pascual Saturio, explica que esta decisión se basa en la prudencia que, a su juicio, debe mantenerse aún respecto a la pandemia y las recomendaciones sanitarias, que harían más conveniente la presencia de cargadores por fuera del paso y con cierta distancia entre ellos que la de sacar a la Patrona en su paso procesional. Cuestión esta a la que se une que la Virgen del Rosario ya luce desde hace días en la parihuela, debido a unas obras de mantenimiento y acondicionamiento que se ejecutan en el camarín. “Siempre que se hacen obras la bajamos, y en esta ocasión decidimos colocarla sobre la parihuela en previsión de que pudiera salir a la calle”, explica Saturio, que traslada la decisión de descartar a estas alturas volver a bajar a la Virgen de la parihuela y subirla al paso procesional.

Con este extremo confirmado, la corporación dominica sigue trabajando para una salida procesional que ya ha solicitado formalmente a las autoridades civiles, a la espera de que la comunicación de los obispos de la provincia eclesiástica de Sevilla se plasme en un decreto diocesano que anule el que firmara Zornoza en enero prohibiendo el culto en la calle.

Cambios en el recorrido

Por el momento, Saturio avanza que el recorrido inicialmente previsto tendrá que ser modificado siguiendo las recomendaciones de Policía Local, que no veía oportuno el tránsito de la Patrona por Lázaro Dou, Plaza de Sevilla y los primeros metros de la Cuesta de las Calesas, como planteaba la archicofradía. En su lugar, todo hace indicar que la procesión regresará a Santo Domingo por San Juan de Dios y Sopranis, algo que en un principio se descartó pensando en las calles anchas. Así las cosas, el itinerario que se dibuja para la procesión del 7 de octubre discurrirá por Compás de Santo Domingo, Plocia, San Juan de Dios, Nueva, San Francisco, Valenzuela, Cuatro de Diciembre, San Juan de Dios, Sopranis y Compás de Santo Domingo.

Otro aspecto en el que trabajan también de cara a esta salida es el cortejo, habitualmente integrado por una representación de cada una de las hermandades de la ciudad, al ser la Virgen del Rosario también patrona de las cofradías. En este sentido, la intención es que las hermandades sigan acompañando en esta salida, pero estableciéndose un número máximo de representantes por cada cofradía, que acudirá con su correspondiente insignia corporativa como es habitual. De este modo, se reducirá el cortejo facilitando el escenario al que después de año y medio sin procesiones se enfrentará la ciudad, a priori, el próximo 7 de octubre.

DiariodeCadiz

Deja un comentario