La hermandad de la Divina Pastora de Cantillana celebrará el próximo fin de semana su anual romería. La corporación volverá a peregrinar a la ermita de Los Pajares portando el simpecado en la carreta de plata. Aunque se aplicarán determinadas medidas sanitarias, la romería pastoreña volverá con el esquema y el formato tradicionales el último fin de semana de septiembre, como es tradición. Será, por tanto, la primera del otoño, así como la primera gran romería que se llevará a cabo en Andalucía desde que se declarase la pandemia.

Tras la autorización del culto público por el Arzobispado de Sevilla, así como la mejora constatable de la situación sanitaria en la provincia, el distrito sanitario Norte – en el nivel de alerta sanitarias más bajo –, la comarca y la propia Cantillana –con una incidencia hoy martes de 55 casos por cada 100.000 habitantes y 6 positivos por COVID en una población de más de 10.700 personas –, la hermandad ha decidido volver a celebrar la peregrinación hasta la aldea de Los Pajares, contando con el visto bueno tanto de las autoridades civiles como eclesiásticas.

Cortejo para evitar aglomeraciones en la peregrinación

Sin embargo, no será una romería al uso. Aunque en la estética y en sus características principales se mantendrá fiel a su esencia, la hermandad ha establecido un cortejo con el que evitar las multitudinarias concentraciones ante la carreta, tan típicas de esta romería, y así mantener las distancias entre los peregrinos e impedir las aglomeraciones.

De este modo, la peregrinación será abierta el próximo sábado 25 por la escuela de tamborileros de la hermandad, seguida por los caballistas. Seguirán la junta de gobierno y el coro de la hermandad delante de la carreta. Detrás del simpecado se situará la banda y a continuación los hermanos y devotos – con mascarillas –, de modo que se puedan guardar las distancias y se permita un ritmo más fluido para la peregrinación. Se eliminan los carruajes y los vehículos de tracción mecánica.

La salida – con la calle Iglesia aforada – será a las 10.00 horas. El camino será el habitual, pasando igualmente por el vado del río Viar como es costumbre. Allí, y tras un año de ausencia, el simpecado de la Divina Pastora volverá a bendecir sus aguas al cruzarlas para llegar hasta su ermita. La entrada en el santuario también estará aforada.

En la noche del sábado de romería, el Santo Rosario con el simpecado saldrá por las calles de la aldea pastoreña. En la mañana del domingo, a las 11.00 horas, se celebrará la Misa de Romeros ante el simpecado en la carreta de plata, que será situada en el porche de la ermita, mientras que los devotos ocuparán la explanada ante la misma.

La vuelta será el domingo a las 18.00 horas

Ya en la tarde, la vuelta se iniciará antes de lo habitual, a las 18.00 horas, a fin de entrar en el pueblo antes de que haya anochecido. Aunque la carreta no cruzará el río en la oscuridad de la noche alumbrada por cientos de bengalas, el adelanto horario regalará estampas inéditas, como el paso de la carreta por el Viar con las últimas luces de la tarde.

El besamanos de la Divina Pastora, origen de la romería y que cierra este último domingo de septiembre, será sustituido por un acto de veneración y ofrenda floral de los devotos a la Virgen en la parroquia, que dará comienzo a las 20.00 horas y para el que la imagen estará dispuesta de una forma especial y extraordinaria.

La hermandad también ha adaptado las celebraciones preparatorias, que se suceden a lo largo de la semana. El concierto de Juanlu Montoya, adelantado a esta noche por la previsión de lluvia, tendrá restricción de aforo y medidas para el distanciamiento entre los asistentes.

Santo Rosario Magno con tres de los simpecados pastoreños el jueves de romería

El tradicional Rosario del jueves de romería será este año un Santo Rosario Magno, en el que saldrán tres de los simpecados que tiene la hermandad. Dará comienzo a las 22.30 horas y serán las mujeres pastoreñas las que inicien el cortejo, cerrando el primer tramo el simpecado blanco de gala. A continuación, formará un tramo de hombres, que se cerrará con el simpecado rojo de la romería, que contiene la pintura fundacional y primera imagen de la Divina Pastora venerada en Cantillana. Un tercer tramo, integrado por representaciones de hermandades y autoridades, llevará hasta el simpecado celeste. Una insignia realizada con motivo del tercer centenario de la corporación, y que fue bendecida por el arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, el 7 de septiembre de 2020, víspera del día de la Pastora. La banda de música cerrará este Santo Rosario Magno.

El viernes, la coronación de las romeras mayor e infantil será sustituida por un acto en el que se exhibirán – a modo de pasarela – los trajes de las romeras y las damas desde el año 2002 hasta 2019, última romería celebrada. Se continuará así el acto celebrado en 2002 con motivo del cincuentenario de la romería, y que mostró los trajes desde su inicio hasta esa fecha.

Con todo ello, la romería de la Divina Pastora volverá a inaugurar el ciclo de grandes romerías otoñales de la provincia. A la de Cantillana le siguen las de la Virgen del Rosario de Burguillos, el Cristo de Torrijos en Valencina de la Concepción, la Virgen de Valme en Dos Hermanas o la Virgen de Cuatrovitas en Bollullos de la Mitación. Algunas de ellas – como Burguillos o Dos Hermanas – ya han determinado traslados y salidas en distinto formato al que correspondería, como también fue el caso de la peregrinación por el casco urbano en el caso de El Viso del Alcor el pasado domingo en vez de su romería campestre.

ElcorreoWeb

Deja un comentario