Todos los datos de la Procesión Extraordinaria de la Virgen de los Reyes, Patrona de Sevilla

La Virgen de los Reyes saldrá en procesión extraordinaria el 7 de diciembre, víspera de la Inmaculada, con motivo de la celebración del 75 aniversario del patronazgo canónico sobre Sevilla y la Archidiócesis.

La devoción más antigua de la ciudad realizará un itinerario diferente al habitual, visitará al Ayuntamiento de Sevilla, tal y como hizo el 24 de noviembre de 1946, pero a diferencia de la otra vez lo hará en solitario, en su paso de palio de tumbilla. En aquella salida a la Virgen de los Reyes le acompañó la Virgen de la Amargura, la Macarena, el Valle, la Reina de Todos los Santos, la Virgen del Amparo y el Pilar.

A las 16.15 horas de la tarde el cortejo, estimado en algo más de 1.000 personas, comenzará a salir por la Puerta de San Miguel para continuar por la avenida de la Constitución y llegar al Ayuntamiento por el andén, lugar donde habrá un pequeño acto con la corporación municipal, dando paso a una ofrenda floral al monumento de San Fernando por parte de José Ángel Saiz Meneses, arzobispo de Sevilla, al cumplirse en el presente año el 350 aniversario de la canonización de San Fernando.

Seguidamente, la procesión continuará por la calle Granada, Plaza de San Francisco, Hernando Colón, Alemanes, cardenal Amigo Vallejo, plaza Virgen de los Reyes y entrada del paso de la patrona a las 19.30 horas de la tarde.

En ese instante, la Virgen regresará al altar del Jubileo para celebrarse una liturgia de la palabra por parte del arzobispo. Al término, la Catedral permanecerá abierta para poder contemplar y admirar a la imagen sobre su palio de tumbilla.

Por otra parte, la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, que suele abrir esta procesión, esta vez lo hará poniendo los sones musicales tras el paso de la Virgen, una ocasión sin duda para la historia.

En el cortejo participarán las patronas de las Archidiócesis, la pastoral juvenil, la asociación de fieles, la sacramental del Sagrario, el Cabildo Catedral, el Consejo de Cofradías y los restantes de la provincia, además de la corporación municipal.

El exorno floral del paso estará compuesto por alhelíes, nardos, astromelium, paniculata, clavel y rosas.

Detalles de la procesión

Con un cortejo de algo más de 1.000 personas, en el que habrá representaciones de distintas patronas de la archidiócesis hispalense, la Virgen de los Reyes saldrá a las 16:15 horas por la Puerta de San Miguel de la Catedral para continuar por la Avenida de la Constitución y llegar al Ayuntamiento por el andén de Plaza Nueva. Tras un breve acto por parte de la corporación municipal, el arzobispo Saiz Meneses hará una ofrenda floral al monumento del Rey San Fernando al cumplirse el 350 aniversario de su canonización.

A continuación, la procesión continuará por la calle Granada, Plaza de San Francisco, Hernando Colón, Alemanes, Cardenal Amigo Vallejo y Plaza Virgen de los Reyes, entrando el paso de la Patrona por la Puerta de Palos a las 19:30 horas de la tarde.

La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, que suele abrir la tradicional procesión del 15 de agosto, pondrá sus sones musicales esta vez tras el paso de la Virgen.

Para la ocasión, lucirá la Virgen de los Reyes el manto de la coronación, el celeste, confeccionado con bordados de plata sobre tisú. Ejecutado en los talleres de Olmo, sobre dibujo de Herminia Álvarez Udell y donado por la Condesa de Casa-Galindo, fue estrenado en el triduo preparatorio de su Coronación Canónica el 4 de diciembre de 1904.

El exorno floral del paso estará compuesto por alhelíes, nardos, astromelium, paniculata, claveles y rosas.

Manto

Para la ocasión, lucirá el manto de la coronación, el celeste, confeccionado con bordados de plata sobre tisú. Ejecutado en los talleres de Olmo, bajo dibujo de la genial Herminia Álvarez Udell, la cuál ideara entre otro los mantos de la Virgen de las Lágrimas, Patrocinio o Concepción. Donado por la Condesa de Casa-Galindo, fue estrenado en el triduo preparatorio (1,2 y 3 de Diciembre) de la Coronación Canónica que tendría lugar el 4 de Diciembre del año 1904.

El manto celeste es una de las piezas más utilizadas en las procesiones extraordinarias junto al llamado ‘de castillos y leones’, el blanco, una donación efectuada por la Reina Isabel II. También la utilizó en las dos últimas extraordinarias, en la de 2013 del Año de la Fe y la del centenario de la coronación en 2004.

La última vez que lució esta obra del bordado fue el 15 de agosto de 2020, en el día de su festividad donde no hubo procesión a causa de la pandemia del Covid-19 y la Virgen quedó expuesta a los fieles delante del altar del Jubileo de la Catedral.

La pandemia ha dejado a Sevilla dos años consecutivos sin la procesión más sencilla y medida de cuantas se celebran en la ciudad. La Virgen de los Reyes se quedó dentro el 15 de agosto de 2020 y de 2021 pero la Catedral acogió a miles de fieles que soportaron una intensa ola de calor para venerarla. Ahora, cuando ya parece que los efectos del coronavirus se van diluyendo gracias a la vacunación, la ciudad recupera la normalidad y, por iniciativa del nuevo arzobispo, monseñor José Ángel Saiz Meneses, la patrona de la Archidiócesis saldrá de forma extraordinaria el próximo 7 de diciembre. Será una procesión única, por la fecha, por la hora, la luz y el recorrido.

La Virgen de los Reyes cumple en 2021 el 75 aniversario de su declaración oficial como patrona de Sevilla y su Archidiócesis, y ese es el motivo por el que el Cabildo Catedral ha preparado una procesión que se recordará en los anales de la historia.

Apenas un mes después de que el Gran Poder haya regresado a su basílica tras protagonizar una misión en los Tres Barrios que cambiará para siempre la forma de entender la religiosidad popular en el siglo XXI y dos días después de que la Candelaria saque a las calles de Sevilla a la primera dolorosa bajo palio en dos años, la Virgen de los Reyes cerrará el ciclo de extraordinarias en un año para la esperanza.

La fecha

El Arzobispado y el Cabildo Metropolitano han escogido el 7 de diciembre para esta procesión por su simbolismo. Será en la víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción. En 2004, la patrona celebró su penúltima salida extraordinaria con motivo del centenario de su coronación canónica, ya que la última fue en 2013 por el Año de la Fe. Aquel año de 2004 lo hizo un 8 de diciembre, un acontecimiento que servirá de antecedente para ésta de 2021.

La Virgen de los Reyes cambiará el calor del verano por los primeros fríos. De las mangas de camisa a los abrigos. Ya ocurrió también el 24 de noviembre de 1946, el año en que la patrona salió para celebrar su proclamación como tal, acompañada por la Amargura, el Valle, la Macarena, el Pilar, la Virgen del Amparo y la de Todos los Santos.

La hora

Y lo hará al ocaso. La Virgen saldrá a las cinco de la tarde por la Puerta de San Miguel, ya cuando el sol se sitúe al poniente y comience a bajar. Dicen que el crepúsculo llegará antes de que entre por la de Palos. Será todo lo contrario que la procesión de tercia del 15 de agosto, a la hora de la aurora. La luz, no obstante, también la pondrá el alumbrado navideño que ya estará instalado.

El recorrido

El recorrido también será insólito. La patrona saldrá a la Avenida de la Constitución y visitará el Ayuntamiento de Sevilla, algo que no ocurre desde 1988, cuando la Virgen salió el 17 de abril a la plaza de San Francisco por el Año Santo Mariano. La anterior ocasión que acudió hasta la Casa Consistorial fue en 1952, en la clausura de las misiones. Allí, el cardenal Bueno Monreal ofreció la consagración al Sagrado Corazón de Jesús e impartió la bendición eucarística, en una procesión en la que la Virgen de los Reyes llevó el manto morado y fue sin tumbilla.

El itinerario tiene otro hito junto al Ayuntamiento: la visita al monumento de San Fernando en la Plaza Nueva, el año en el que se cumple el 350 aniversario de su canonización. Luego, regresará por Hernando Colón, Alemanes, Placentines y la Plaza Virgen de los Reyes, antes de entrar por la puerta de los Palos.

No pasará, por tanto, por la Plaza del Triunfo y el monumento a la Inmaculada, en una fecha tan señalada. La instalación de los puestos prefabricados de la Feria del Belén en esta zona declarada Patrimonio de la Humanidad también lo impide.

Al entrar en la Catedral, se situará en el altar del Jubileo para presidirlo, y dará comienzo la vigilia de la Inmaculada. Los seises bailarán ante la patrona.

El exorno

Otra de las estampas únicas de esta procesión será el olor y el exorno. La Virgen no llevará los tradicionales nardos en las esquinas, porque no es la época. Ya ocurrió en 2004. Además, como ocurriera en 2004, la patrona lucirá el manto celeste, por la solemnidad litúrgica de la Inmaculada.

El cortejo

Además de los niños carráncanos, la asociación de fieles de la Virgen de los Reyes, el Consejo de Cofradías, el Cabildo Catedral, el clero diocesano o la Corporación municipal bajo mazas, en esta ocasión el cortejo tendrá un elemento especial: representaciones de todas y cada una de las patronas de la Archidiócesis de Sevilla.

El año 2021 se cerrará con la Virgen de los Reyes en las calles de Sevilla, en un mes en el que también se celebra la festividad de la Esperanza, que abrirá paso a un enero que se presume ya de plena normalidad, con la Cabalgata de Reyes Magos en su formato tradicional y la Cuaresma y la Semana Santa ya recuperadas. Por eso, además de esta procesión, en el Consejo de Cofradías ya se trabaja en una de acción de gracias por el fin de la pandemia.

En su origen se entremezclan la historia y la leyenda, existiendo la creencia de que fue creada por los ángeles del cielo, también se cuenta que fue donada al rey Fernando III de Castilla por el monarca Luis IX de Francia (primo hermano del rey castellano), referente al rey que reconquistó a la ciudad. También se cuenta que la vio en sus sueños, mandó hacer una talla de su visión y que la acompañó en la reconquista. Otra versión es que encontraron la bellísima imagen y por esa razón, la acompañó en la reconquista. Su llegada a la catedral parece ser que fue por mediación de Alfonso X el Sabio.

La imagen fue coronada canónicamente el 4 de diciembre de 1904, siendo la primera imagen mariana en tener esta distinción en Andalucía. El acto se llevó a cabo en la catedral de Sevilla por el cardenal Ciriaco María Sancha, arzobispo de Toledo y primado de España, siendo aprobada previamente por la reverenda fábrica de San Pedro. Cabe destacar que curiosamente la patrona de Sevilla es la única imagen mariana en Sevilla que no ha sido coronada por un cardenal o arzobispo de Sevilla y tampoco tuvo madrinas ni padrinos para tal ocasión.

En el año 1939 se le concedieron honores de capitán general.

El 15 de agosto de 1946 se le otorgó el patronato general de la ciudad, siendo arzobispo de Sevilla el cardenal Pedro Segura y Sáenz. El papa Pío XII la proclamó dicho día por el breve pontificio Quam fervida patrona general y principal de Sevilla y su archidiócesis. El 24 de noviembre de ese mismo año fue llevada en solemne procesión magna al Ayuntamiento de Sevilla para dar a conocer la proclamación de su patronazgo general sobre Sevilla, en dicha procesión la acompañaron la Virgen del Pilar, la Amargura, la Virgen del Valle, Nuestra Señora de Todos los Santos, la Virgen del Amparo y la Virgen de la Esperanza Macarena en sus respectivos pasos.

Por otro lado la Sagrada Congregación de Ritos el 25 de junio de 1947 instituye la festividad litúrgica propia de Nuestra Señora de los Reyes, patrona principal de Sevilla el 7 de agosto con rito doble de primera clase, con octava común.1

En 1958 le es impuesta la Medalla de Oro de la ciudad de Sevilla, siendo la primera imagen que la recibe en la ciudad.

En su visita a la ciudad en el año 1982, el papa Juan Pablo II recorrió la catedral. A un lado del altar mayor fue colocada la Virgen de los Reyes en su paso de salida. El sumo pontífice oró ante la patrona en la catedral.

En el año 2004 realizó una procesión extraordinaria para celebrar el centenario de la coronación. En este día fue ataviada con el manto de tisú celeste con bordados en plata que fue donado por la condesa de Casa-Galindo para estrenarlo en el triduo preparatorio de la coronación (días 1, 2 y 3 de diciembre de 1904).

En el año 2006, debido a obras que se realizaban alrededor de la catedral, hizo su recorrido por las calles del barrio de Santa Cruz, que fue engalanado para dicho evento, el itinerario incluyó las calles Mateos Gago, Rodrigo Caro, plaza de la Alianza, Joaquín Romero Murube y plaza del Triunfo. En esta fecha fue vestida con el manto de terciopelo rojo bordado en oro, donado por la duquesa de Montpesier, y el recorrido también incluyó los giros completos que realiza a lo largo del trayecto, denominadas «posas», y que consisten en que el paso es vuelto hacia la presidencia eclesiástica, y detenido, tras lo cual se inciensa a la imagen de la Virgen y posteriormente se rezan las preces correspondientes a la hora tercia del breviario, que es la que corresponde con la procesión.

El 27 de abril de 2013 presidió de manera extraordinaria con motivo del Año de la Fe, el Pregón de las Glorias de María en el altar del Jubileo de la catedral de Sevilla. Y el sábado, 11 de mayo tuvo lugar la salida extraordinaria de la Santísima Virgen de los Reyes con motivo del Año de la Fe,2​ la Santísima Virgen que portó el manto de la coronación canónica, salió a las ocho de la mañana como es habitual cada quince de agosto en rosario de la aurora por la puerta de Palos de la seo hispalense, se ofreció cada misterio del santo rosario por los frutos del Año de la Fe y otras intenciones.3

Cronología de las salidas extraordinarias

A lo largo de los siglos, la imagen de la Virgen de los Reyes ha realizado procesiones extraordinarias, es decir, aquellas realizadas fuera de su festividad del 15 de agosto, para celebrar distintos acontecimientos religiosos y sociales. Las salidas extraordinarias de la Virgen de los Reyes desde principios del siglo XX hasta la actualidad son las siguientes:45

  • El 4 de diciembre de 1904, con motivo de su coronación canónica. Se realizó un solemne pontifical en la que el cardenal Ciriaco Sancha y Hervás, primado de España, le impuso la presea en la catedral de Sevilla. Posteriormente sale en procesión sin su palio que por entonces era de cajón y con solo cuatro varales estrenando el manto de tisú celeste bordado en hilo de plata. Hizo el recorrido del Corpus Christi, saliendo por la puerta de San Miguel y haciendo su entrada por la de Palos. En la puerta del Salvador fue dispuesta la imagen de la Virgen de las Aguas.
  • En 1905, tuvo lugar la primera procesión en rogativas del siglo XX. La Virgen salió sin su palio de cajón, con el tradicional manto liso morado habitualmente utilizado para ocasiones como tales.
  • El 15 de agosto de 1924, aunque salió el día de su festividad, se considera de carácter extraordinario por el estreno del palio de tumbilla, inspirado en el de la Virgen de las Aguas de la colegiata del Salvador y por la inauguración del Monumento del Rey San Fernando en la Plaza Nueva.
  • El 19 de mayo de 1929, para la celebración del congreso mariano hispano americano. La Virgen de los Reyes sale en magna procesión mariana con otras imágenes sevillanas de gran devoción popular, en especial de la época del Descubrimiento de América tales como; la Virgen de la Victoria de Santa Ana, la Virgen del Buen Aire de San Telmo, la Inmaculada que preside la Iglesia Conventual de San Buenaventura, la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, la Virgen de la Merced, etc. La Virgen de los Reyes encabezó la procesión desde la Puerta de San Miguel de la catedral para entrar por la del Baptisterio y llegando incluso hasta el paseo Colón. La Virgen estrenó para la ocasión el manto rosado o salmón que es el último de los cinco mantos de salida que posee.
  • El 15 de agosto de 1936, la tradicional procesión del día de su solemnidad fue alargada hasta las casas consistoriales por la presencia del General Francisco Franco.
  • El 16 de mayo de 1939, con motivo de la finalización de la Guerra civil española y la victoria de los nacionalistas. A esta salida acudió el General Queipo de Llano y la Virgen salió sin la tumbilla del paso.
  • El 6 de octubre de 1940, en una nueva procesión magna mariana con la Inmaculada Concepción del convento de San Buenaventura, la Divina Pastora de Santa Marina, la Virgen del Sagrado Corazón de los Jesuitas, la Virgen de Consolación del templo de los Terceros, María Auxiliadora de la Trinidad, la Virgen Milagrosa, grupo de Santa Ana con su Hija, la Divina Enfermera de San Martín, la Virgen de la Luz de San Esteban, la Virgen del Prado de San Sebastián, la Virgen de la Paz de la parroquia de Santa Cruz, la Virgen del Rosario de San Gil, la Virgen gloriosa del Patrocinio de la Hermandad del Cachorro, la Virgen de las Nieves de Santa María la Blanca, la Virgen del Amparo de la Magdalena, la Virgen de la Granada, la Virgen del Rosario de la Iglesia de San Vicente, la Virgen del Voto del Salvador y la Virgen del Pilar de San Pedro.
  • El 15 de agosto de 1943, a pesar de que de nuevo se realizó el día de su solemnidad, se hizo en rogativas por la paz del mundo. La Virgen iba ataviada con el manto morado liso de penitencia.
  • En 1946, con motivo de su proclamación como patrona de la ciudad y la archidiócesis de Sevilla. Realiza una procesión magna hasta el ayuntamiento con la presencia de la Virgen del Pilar, la Virgen del Amparo y Todos los Santos, la Virgen de la Amargura, la Virgen del Valle y la Esperanza Macarena.
  • El 7 de agosto de 1948, con motivo de la proclamación como fiesta de la Realeza de María en el segundo día de su Novena. Salió por la puerta del Príncipe dando la vuelta por la Plaza del Triunfo al Monumento de la Inmaculada y llegó hasta la puerta del Palacio Arzobispal donde el cardenal Segura proclamó la Realeza de María y consagró a los Sagrados Corazones de Jesús y María.
  • El 23 de noviembre de 1948, por el 500 Aniversario de la conquista de Sevilla por el Rey San Fernando. La Virgen visita el ayuntamiento. El marqués de Contadero y el Cardenal Pedro Segura, entregan a la Virgen las llaves de la ciudad y el título de alcaldesa honoraria y perpetua.
  • El 12 de noviembre de 1950, por la celebración de la declaración del dogma de la Asunción de María. La Virgen sale hasta el ayuntamiento de Sevilla con la presencia de multitud de imágenes que la acompañaron.
  • En 1952, por la clausura de las misiones, la Virgen fue llevada hasta la plaza Nueva con el manto morado liso y sin tumbilla. El cardenal José María Bueno Monreal dio la consagración al Sagrado Corazón e impartió la bendición eucarística.
  • El 10 de mayo de 1958, la patrona de Sevilla sale de nuevo por el IV congreso de las congregaciones marianas femeninas. En esta ocasión se le impuso la medalla de oro de la ciudad.
  • En 1965, con motivo de las Santas Misiones. El 31 de enero fue el acto de apertura en un Altar instalado en el actual edificio de Correos donde estaba la Virgen de los Reyes y el Cautivo de San Ildefonso.
  • El 4 de diciembre de 1979, por el 75 aniversario de su coronación canónica con una peculiar procesión por el interior de las naves catedralicias donde se celebra un pontifical. Anteriormente no consta una salida extraordinaria por su coronación.
  • En 1981, la Virgen sale haciendo su recorrido por el alrededor de la catedral y sin su palio de tumbilla en rogativa por la sequía tan grande que padecía Sevilla portando un manto morado liso.
  • El 30 de octubre de 1982, por la primera visita del Papa Juan Pablo II a España, salió por las gradas bajas de la catedral.
  • El 17 de abril de 1988, por el año santo mariano, llegando hasta la plaza de San Francisco.
  • En 1993, la patrona de Sevilla vuelve a salir en el mes de enero en rogativa por la sequía con su manto morado liso.
  • El 12 de junio de 1993, en la segunda visita de Juan Pablo II a Sevilla y por la clausura del 45 Congreso Eucarístico Internacional, con su tradicional recorrido de los alrededores de la catedral.
  • El 24 de noviembre de 1996, por el cincuentenario de su proclamación como patrona de Sevilla y su archidiócesis. La Virgen solo pudo salir a la Plaza Virgen de los Reyes porque la lluvia impidió el recorrido establecido originalmente.
  • El 8 de diciembre de 2004, por el primer centenario de su coronación canónica. Salió por la tarde y con su tradicional recorrido alrededor de la catedral.
  • El 11 de mayo de 2013, por la mañana en conmemoración del Año de la Fe.

Descripción

Vista de la Virgen de los Reyes en su paso de palio de tumbilla, preparada para su salida procesional en 2012.

Se trata de una imagen realizada a tamaño natural (176 centímetros). Su autor es anónimo, estando fechada su ejecución en la primera mitad del siglo XIII.​ Esta imagen se realizó con madera de alerce, cuyas fracciones y modelado es de estilo gótico y estando atribuida a la escuela francesa,​ lo que ha llevado a pensar que fue donada por Luis IX de Francia a su primo hermano Fernando III de Castilla. Es una escultura totalmente articulada en cuello, brazos, piernas y torso, originalmente la imagen podía levantarse y bendecir al pueblo. Su posición es sedente.​

Su cabeza está enriquecida con cabellos de hilo de oro trenzado, no siendo visibles por la vestimenta. Sobre su lecho sostiene una imagen del Niño Jesús, realizada también en el siglo XIII, de 60 centímetros de altura. La Virgen normalmente porta como aderezos el bastón de mando del Ayuntamiento, la medalla de la ciudad y el fajín de capitán general.

Fuente: ABC

Deja un comentario