El Secretariado de Hermandades de Cádiz establece como requisito que sean los hermanos los que aprueben la participación en la procesión de septiembre

Hace 32 años que en Zamora no se crea ninguna nueva cofradía en Zamora. Doce si contamos desde que la Sección de Damas de la Virgen de la Esperanza (Cofradía de Jesús del Vía Crucis) se transformara en hermandad propia. Es habitual en otras ciudades que surjan nuevas cofradías, que aporten nuevos pasos, nuevas procesiones y nuevas devociones a sus ciudades. Sin ir más lejos, Córdoba tiene 38 cofradías y Valladolid 20. Mientras, Zamora mantiene 17 hermandades y cofradías con 18 desfiles procesionales y 53 pasos distintos.

Y tras más de tres décadas sin ver surgir ninguna nueva hermandad, un grupo de unos 15 jóvenes zamoranos ha decidido lanzarse a la compleja aventura de crear una nueva cofradía para la ciudad. ¿Su nombre? La Cofradía de la Sangre de Nuestro Señor. Una hermandad que busca venerar «los momentos en los que Cristo vertió sangre a la Tierra por nosotros». Así lo cuenta Edgar Holgado, uno de sus jóvenes propulsores a EL ESPAÑOL Noticias de Castilla y León, quien añade que la posible hermandad ya cuenta con un anagrama diseñado y acabado, y con muchos detalles sobre esta idea de la Sangre de Cristo. 

Su símbolo oficial consta de un cáliz con una gota de sangre, «que simboliza la eucaristía»; al que también se suman unas espinas, «que simbolizan la coronación de Jesús», los clavos, «representando su crucifixión»; las ramas de olivo, «que narran el momento en el que Cristo sudó sangre»; tres puntos que simbolizan su flagelación; y por último, como no, la lanzada

Un simbolismo intensamente trabajado y que pretenden que vaya unido a una imaginería de «gran calidad». Este grupo de unos 15 jóvenes, entre los que se encuentran Nicolás Rodríguez, Hugo Vega, Carlos Monsalvo, Eduardo Javier Calvo, Jorge Ramos, Ángel Fonseca, Mireia Holgado, y el propio Edgar Holgado; ya está en contacto con «unos doce o trece» artistas, para solicitarles presupuesto y contarles su idea de plasmar estos cinco momentos en los que Cristo sangró en la tierra, «para convertirlos en pasos» con los que procesionar. 

Con esta idea, la futura Cofradía de la Sangre de Nuestro Señor quiere «enriquecer el patrimonio artístico y cultural de la Semana Santa de Zamora«. En este proyecto tiene muy claro que desean aunar la novedad de una nueva creación, con «nuevas imágenes para devocionar», y «no coger ningún paso que sea similar a los ya existentes». Una tarea complicada ya que ya existen diversos pasos dedicados a la crucifixión (Santísimo Cristo de las Injurias o La Elevación de la Cruz), la oración de Jesús en el monte de los olivos (La Oración del Huerto); o el conocidísimo paso de la Lanzada, llamado El Longinos. 

¿Y qué día procesionarían?

Este grupo de jóvenes plantean salir con su futura procesión el Domingo de Ramos por la noche. Cabe recordar que este día, dedicado tradicionalmente a los niños, solo se celebra la procesión de Jesús en su entrada triunfal en Jerusalem, más conocida como La Borriquita. Pues bien, la Cofradía de la Sangre de Nuestro Señor propone aprovechar la noche del Domingo de Ramos para celebrar su procesión y «completar el calendario».

Y en esa supuesta procesión, los promotores de la propuesta también tienen ya en mente los primeros esbozos del hábito para tal fin. Su deseo es que «sí o sí utilicemos estameña». Desean que sea aun tejido económico, «para que pueda ser asequible para las futuras familias que quieran unirse a la Cofradía». Sobre los colores, sus preferencias son el rojo y el blanco, acorde con la temática de la Sangre de Cristo y el propio estandarte ya confeccionado. Pero, aseguran, huirán de «copiar» a otras cofradías, como la Hermandad del Silencio, que también tienen el blanco y rojo como señeros. 

Una idea que surgió «hace tiempo», pero que llevan trabajando más en serio hace seis meses. Tanto es así, que este grupo ya ha compartido todos los detalles elaborados hasta ahora con la diócesis de Zamora. «Ya hemos tenido una reunión con el encargado de cofradías, para informarnos de todos los pasos a seguir y poder madurar la idea», detalla. Edgar relata que sí cuentan con el apoyo de la diócesis zamorana, quienes «nos han dicho que tenemos las puertas abiertas». 

Ahora su deseo es poder reunirse con la Junta Pro-Semana Santa de Zamora, a la cual ya le han solicitado una reunión, «pero aún no han podido contestarnos». Igualmente, esta posible cofradía también quiere contar con el apoyo del resto de hermandades zamoranas. Por ello, aparte de con la Junta Pro-Semana Santa, este colectivo ha enviado una comunicación a todas las cofradías de la ciudad, para solicitarles un encuentro y poder facilitarles todos los detalles de su proyecto. 

Juventud y devoción

Pese a la juventud de todos sus miembros, que apenas superan la treintena, ya tienen pensado hasta el asunto monetario. Estos jóvenes se han planteado pedir financiación a entidades zamoranas como Caja Rural o la Cámara de Comercio. Pero, además, han calculado que «una nueva hermandad no tiene muchos gastos y contaríamos con que todos los miembros tendrían que pagar la cuota de entrada, lo cual nos daría bastante margen».

Salga o no el proyecto adelante, lo cierto es que la propuesta ya indica que la Semana Santa de Zamora tiene una cantera de excepción. Jóvenes que no solo cargan y procesionan en varias hermandades, sino que se han animado a tener la responsabilidad y trabajo de crear, de cero, una nueva cofradía en la ciudad

ElEspañol

Deja un comentario