Los cabildos de elecciones suponen, cuando las injerencias internas y externas no plantean obstáculos, la renovación del gobierno de las hermandades, la determinación de nuevas metas y la proyección de una hoja de ruta para los siguientes cuatro años con nuevos proyectos que hacer realidad o con tareas pendientes que culminar. Y esto último es lo que se propone hacer la futura junta de gobierno de la hermandad de la Sagrada Cena si el próximo día 25 obtiene el necesario respaldo del cabildo de hermanos.

Manuel Márquez, actual vicehermano mayor, encabeza la única lista que concurre a estas elecciones de La Cena. Lista de la que forma parte buena parte de la actual junta que preside Benjamín Muñoz y a la que se unen otros miembros veteranos y jóvenes de la hermandad del Domingo de Ramos. Uno de los objetivos de este equipo es la culminación del paso de misterio, que comenzó a tallarse en el año 1993 y que a día de hoy sigue incompleto.

Este importante proyecto que acumula tantos años en ejecución viene perfectamente definido en el programa de trabajo que ha presentado la candidatura de Márquez, que plantea una actuación en el paso dividida en tres fases. En primer lugar, culminar con el dorado, aún pendiente en los dos laterales del canasto; en segundo lugar, la ejecución de la imaginería menor y altorrelieve de las cuatro cartelas ubicadas en el canasto; y por último, la culminación de los respiraderos bordados, de los que actualmente sólo está realizado el frontal, que hiciera el gaditano Alberto Florido en el año 2013.

Para llevar a buen puerto este difícil objetivo, la futurible junta plantea la creación de una comisión ajena a la junta de gobierno cuya principal misión será la de captar donativos y colaboraciones entre los hermanos, entre devotos de la imagen del Señor y entre gaditanos y cofrades en general para hacer frente a las tres fases diseñadas y culminar al fin, este paso de misterio, que como reconoce la propia candidatura de Márquez «ha pasado por numerosas vicisitudes derivadas, en gran parte, por los propios vaivenes que ha sufrido la hermandad, que ha visto cómo la obra quedaba en paro o era impulsada según qué equipo humano integraba la junta de gobierno o en función del apoyo económico recibido por parte de los propios hermanos».

Casa de hermandad

Junto a la culminación del paso de misterio, el otro gran proyecto de futuro de la hermandad de La Cena es adquirir en propiedad y habilitar de la mejor forma posible la nueva casa de hermandad que actualmente disfruta en alquiler en la calle Sopranis. Se trata de un local al que accedió la cofradía en 2019 tras resultar adjudicataria de la subasta convocada por la empresa municipal de Vivienda de Cádiz, Procasa. Actualmente en un alquiler con opción a compra, la intención del equipo de Manuel Márquez es realizar los trámites oportunos para ejercer esa opción de compra, ya que consideran «que es el momento idóneo para afrontar el hecho, histórico, de que la Hermandad Sacramental de la Cena tenga, finalmente, una sede en propiedad».

De hecho, el cabildo de hermanos de La Cena ya aprobó, en marzo de 2020, la adquisición de este local; por lo que la futura junta solo tiene que realizar los trámites correspondientes ante el Obispado y ante la entidad bancaria que se considere para llevar este proyecto a buen puerto.

Otros proyectos

Con estos dos importantes retos como principales objetivos patrimoniales, la candidatura de Manuel Márquez plantea también la realización de un nuevo guión corporativo de la Hermandad, de una insignia o Lábaro que haga referencia a su carácter sacramental, la confección de las capas para todos los hábitos, la restauración y plateado del juego de ciriales y la realización de medallas.

Todo ello va acompañado de otros proyectos que han detallado a todos los niveles: culto, formación, caridad y la propia administración de una cofradía que afronta con ilusión los próximos cuatro años.

DiariodeCadiz

Deja un comentario