El manto de salida de la Esperanza de Triana, conocido popularmente como el de los dragones, una de las piezas de mayor valía del patrimonio de la corporación, será retirado para ser sometido a una intervención de mantenimiento y conservación.

José Espinar Rodríguez, el mantenedor de los bienes textiles de la hermandad, va a proceder a realizar una limpieza y un aspirado a esta joya del bordado sevillano ejecutado por Esperanza Elena Caro, bajo el diseño de José Recio del Rivero y estrenado durante el año 1948.

Este manto está inspirado en la cerámica de Triana, destacando «el equilibrio de sus formas que parten de un eje central a modo de candelieri articulado a base de jarrones que se trunca con la inserción de una cartela con el escudo antiguo de la Hermandad en sedas».

Una obra cargada de simbología, con multitud de elementos vegetales y animales que figuran en el bordado. «De él, parten tallos, roleos, motivos vegetales, cestos con frutas y flores de la más variada tipología (algunas de ellas hacen guiños al “art decó” tan en boga en la época), animales fantásticos, pájaros y dos grandes dragones alados en la parte inferior de la cola. En los roleos que componen su cenefa se incardinan flores y en su parte inferior dos pequeñas cartelas alusivas a su confección».

Abc

Deja un comentario