La actual evolución de la pandemia del coronavirus aleja todavía el momento en el que se pueda retomar la celebración de procesiones en Málaga. Así lo ha entendido la Hermandad de Santa María de la Victoria, patrona de la diócesis, que en un comunicado ha informado este martes de que, un año más, se suspenden tanto el traslado de la imagen a la Catedral en rosario de la aurora para la celebración de su novena, como la procesión de regreso a su templo del 8 de septiembre, con motivo de su festividad.

«Desde la hermandad se ha trabajado intensamente en las últimas semanas en el estudio y la preparación de las posibles alternativas, pero lamentablemente la evolución de la pandemia y las medidas en vigor impiden celebraciones de esta índole», ha señalado la corporación, desde la que se ha apuntado que la actual situación «descarta la posibilidad de solicitar una dispensa al Obispado», que mantiene el vigor el decreto que prohíbe los actos de culto en la vía pública.

Asimismo, recuerda que «el Ayuntamiento de Málaga también ha rechazado que en septiembre se celebren otros eventos que impliquen aglomeraciones».

De este modo, los cultos a la Patrona de Málaga mantendrán previsiblemente el formato del año pasado, con traslados de la imagen en privado a la Catedral y de regreso a su basílica y santuario. El predicador de la novena será el párroco de la Amargura, Salvador Gil, que el año pasado no pudo celebrarla.

La Hermandad de la Victoria ha hecho pública esta decisión en el día en el que la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa acordará previsiblemente aplazar la procesión magna con 16 tronos prevista para el sábado 25 de septiembre con motivo de su centenario.

DiarioSur

Deja un comentario