“Es prácticamente imposible afirmar lo que va a pasar en dos meses y medio. No creo que estemos en circunstancias como para decir con rotundidad que se pueda celebrar”. En estos términos se ha manifestado el  presidente de la Junta de AndalucíaJuanma Moreno, en relación con la celebración de las procesiones en la Semana Santa de 2022.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la, que se ha celebrado en la Alcazaba de Almería, Moreno ha sido algo menos optimista que el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, que se mostró el lunes muy confiado en ese sentido.

Eso sí, el máximo responsable del Ejecutivo autonómico ha confesado que “todo este Consejo de Gobierno y yo el primero, deseo de una manera entusiasta -saben que soy cofrade- que se pueda celebrar la Semana Santa, pero quedan muchas semanas y el covid, si algo nos ha enseñado, es que da giros inesperados, que pueden salir nuevas variantes y eso nos puede llevar al punto de partida”. Por tanto, Moreno ha recalcado que “hay que ser muy prudentes”.

“Lo que sí podemos decir es que la incidencia acumulada empieza a notar cierta relajación, a desacelerarse”, ha tranquilizado el presidente de la Junta. Para quien “eso significa que podemos estar ante el comienzo de lo que puede ser el principio del fin de la sexta ola. Esto nos puede llevar varias semanas o, incluso, algunos meses”.

Moreno ha insistido en que “vamos a ser prudentes, deseamos todos que haya Semana Santa, yo confío en que haya -estamos hablando de abril y queda un horizonte de tres meses, evidentemente esta ola va a pasar-, pero lo que no sabemos es si va a aparecer una nueva cepa que nos pueda complicar la vida, como ha aparecido Ómicron cuando teníamos unas navidades prácticamente asumidas como de cierta normalidad y nos la ha echado a perder. La ciencia nos ha enseñado que este virus es imprevisible”.

LaVozdeCórdoba

Deja un comentario