El consejo de la Unión de Hermandades ha convocado para el día 1 de febrero un pleno extraordinario en el Obispado en el que se elevarán algunas informaciones entorno a la próxima Semana Santa que ya se encuentra en la hoja de ruta tanto del consejo como del Ayuntamiento.

El orden del día de este pleno cuenta con algunos puntos interesantes como el ritmo de las obras que están realizando en la zona de José Luis Díez, núcleo principal de las cofradías de camino a la Catedral para hacer estación de penitencia. Además, los hermanos mayores también tendrán información de primera mano del montaje de palcos y sillas. Este año, podría haber alguna modificación como consecuencia de la crisis sanitaria. Aparte, podría llevarse a cabo la eliminación de los palcos que se encuentran en la calle José Luis Díez.  Los abonados afectados habría que reubicarlos en otras zonas de la carrera oficial. Una posibilidad viable si se tiene en cuenta que hay un número de abonados de años anteriores que no renovaron y han perdido su derecho a alquilar este servicio de las sillas.

Sin faldones

Por otro lado, se informará sobre las medidas sanitarias que habrá que cumplir en esta Semana Santa que se denominará como de la ‘transición’ hasta la vuelta a unas procesiones como se conocieron en el 2019. En este sentido, y dejando a un lado la compra de antígenos que pudiera gestionar el mismo consejo, muy probablemente, las cuadrillas de costaleros deberán de llevar mascarillas bajo los pasos. Desde la Junta de Andalucía ya se ha aconsejado que en los ensayos de costaleros no se pongan faldones a las parihuelas para posibilitar una mejor transpiración de la zona de carga. Esta podría ser una de las modificaciones que se podrían ver en la próxima Semana Santa que sería la que con más claridad se va a poder ver el trabajo costalero si se tiene en cuenta que algunas hermandades ya barajan dejar los faldones —al menos laterales— en las vitrinas de las casas de hermandad para facilitar la corriente de aire bajo el paso.

Museo cofrade

El consejo que preside José Manuel García Cordero ha retomado el viejo proyecto del museo de las cofradías. Un proyecto que estará presente en la próxima reunión que tanto el Ayuntamiento como consejo tendrán hoy viernes y donde se baraja el casco de bodega ubicado en la calle Ponce donde estaba el museo taurino y que es de titularidad del Consistorio jerezano. Esta información la llevará García Cordero más detallada al mismo pleno que tendrá su interés y que debatirá cuestiones muy importantes de cara a los próximos meses.

DiariodeJerez

Deja un comentario