Un año lluvioso y cálido. Es la conclusión que se obtiene tras la lectura de las cabañuelas para la temporada agrícola 2021-2022, que el cabañuelista Alfonso Cuenca acaba de hacer públicas tras un arduo trabajo de observación, en sus propias palabras, no exento de contratiempos en esta ocasión: 

«Hemos tenido unos cuantos días que la naturaleza no quería hablarnos, pero por fin nos habló y nos ha ido dando las señales que deseábamos o esperábamos, pues hemos podido hacer unas muy buenas cabañuelas», asegura.

Así las cosas y para un radio de acción de doscientos cincuenta a trescientos kilómetros a la redonde desde el punto de observación (el municipio de Quesada), Alfonso Cuenca prevé un periodo en el que el agua, la nubosidad y las buenas temperaturas serán las notas predominantes a partir del comienzo del próximo mes de septiembre.

Según las predicciones de este cabañuelista, que aprendió a interpretar la naturaleza de la mano de su abuelo y que cada mes de agosto realiza un meticuloso estudio con vistas a adelantar cómo se comportará el tiempo a lo largo del año, fechas tan señaladas como la Navidad de 2021 y la Semana Santa de 2022 llegarán pasadas por agua, con temperaturas propias de las fiestas invernales (entre cinco y quince grados) pero completamente inusuales en el caso de los días de la Pasión, cuando podrían alcanzar los treinta y cinco grados centígrados, en el mes de abril.

«El otoño se adelantará y noviembre será el mes que más agua tenga; la nieve solo la veremos en las sierras, la primavera también sera lluviosa, siendo mayo el mes que más lloverá, y en cuanto al calor, será muy parecido al de este año del que estamos saliendo», concluye Cuenca.

LacontradeJaen

Deja un comentario