El equipo de gobierno decidió en solitario celebrar el Carnaval en junio y hacerlo coincidir con el Corpus pero se olvidó incluir en el presupuesto de ese Carnaval el montaje de la rampa que el propio Carnaval obliga a quitar y que luego, debido al compromiso del alcalde y la concejala de Fiestas, debería estar para el Corpus, que no iba a verse afectado en ningún momento. Frente a la rampa de la Catedral, que no tiene los 7.000 euros que dice la concejala que cuesta instalarla, o los 3.000 y picos que otras fuentes también municipales dicen que vale, no se ha deparado en gastos para el gigantesco escenario de la plaza de San Antonio, que un año va a ser más grande que la propia plaza. Y frente a la infraestructura que va a brillar por su ausencia en Corpus no tardó tampoco el Ayuntamiento ayer sábado en costear de urgencia el montaje de una carpa para que los aficionados del Carnaval no pasaran calor mientras esperaban en la cola para comprar las entradas de la Final. Lo dicho, Carnaval 2, Corpus 0. Una lástima que se ponga tan nulo interés por una fiesta que en contra de las promesas va a terminar siendo atropellada por la otra.

Lea la Noticia Completa en el DiariodeCadiz

Deja un comentario