La Banda Filarmónica de Conil acompañará a la Hermandad del Caminito en el regreso a su templo tras participar en la Magna gaditana

Historias que van más allá de lo que se ve, que sobrepasan lo estético, que son más que una puesta en escena. La procesión Magna del pasado sábado tiene una y mil historias que quedan en la intimidad de las cofradías participantes. Como la del exorno floral del Caminito. La flor como un elemento que va más allá de lo decorativo. Monte de rosas rojas en el que estaban presentes todos los hermanos de esta corporación del Miércoles Santo.

La hermandad que preside Pablo Chaves decidió que de forma extraordinaria, con ocasión de la Magna, la Virgen de las Angustias fuera con un monte de rosas rojas. «Decidimos que el exorno floral fuera a base de rosas rojas, como en la última extraordinaria. Entonces se usaron unas 600 rosas, pero en esta ocasión viendo que muchos hermanos habían dado su donativo solidario para la salida pensamos que la forma en que podían acompañar a Nuestra Señora en el cortejo era a través de cada flor que formaba parte del paso. Por eso decidimos que podía encargarse una flor por cada hermano, hasta llegar a 705″, explica el hermano mayor de la corporación.

Lea la noticia completa en Diariodecadiz

Deja un comentario