Córdoba

Asi fué el Vía Crucis Oficial de Córdoba

18:00. Con puntualidad propia de tierras británicas, pero en tierras califales, comienza en la Mezquita-Catedral un Vía Crucis de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba con un cortejo marcado por la pandemia, más reducido que en anteriores años. Las hermandades que no tienen estación designada están solo representadas por su hermano mayor o la persona en la que este ha delegado. Las que sí tienen asignada alguna estación acuden a la cita con tres personas más.

Todo es distinto con respecto a otros años en esta cita tan especial para el mundo cofrade, como especial será otra Semana Santa más en la que, como en la de 2020, no habrá estaciones de penitencia. No habrá pasos en la calle y la fe se vivirá en el recogimiento de los templos. En esta ocasión, para el vía crucis no se ha realizado un traslado público desde su sede de la imagen que lo preside debido a las restricciones de la epidemia. Esa imagen es la de Jesús Nazareno. La Agrupación eligió la imagen de Jesús Nazareno para este acto del primer Sábado de Cuaresma, tras cumplirse el 50 aniversario de la reorganización de su cofradía, que sale en procesión el Jueves Santo. La talla va a recorrer las naves catedralicias en las andas con las que realiza su vía crucis del Viernes de Dolores por las calles aledañas a la Iglesia Hospital Jesús Nazareno

“Estamos en un tiempo de conversión, de renovación de nuestra fe”, recuerda el obispo de la diócesis, Demetrio Fernández, parafraseando al Papa Francisco. El obispo va a presidir el cortejo, del que es protagonista la imagen de autor anónimo que data de finales del siglo XVI o principios del XVII. Las intenciones del Vía Crucis son por las vocaciones sacerdotales, la vida religiosa en la diócesis y por el crecimiento del compromiso evangelizador de las hermandades como verdaderas escuelas de formación y devida cristiana.

Comienzan las estaciones. La primera, Jesús es condenado a muerte, está presidida por la Hermandad del Santo Sepulcro; la segunda, Jesús carga con la cruz, por la de El Huerto; la tercera, Jesús cae por primera vez, por la Entrada Triunfal; la cuarta, Jesús encuentra a María, su Madre, por la Hermandad de Villaviciosa; la quinta, el Cirineo ayuda a cargar la cruz de Jesús, por la de las Penas de Santiago; la sexta, la Verónica enjuga el rostro de Jesús, por la de El Resucitado; y la séptima: Jesús cae por segunda vez, por la de El Amor.

Después, la octava, Jesús consuela a las hijas de Jerusalén, está presidida la Hermandad de Fátima; la novena, Jesús cae por tercera vez, por la de la Esperanza; la décima, Jesús es despojado de sus vestiduras, por la de El Rescatado; la decimoprimera, Jesús es clavado en la cruz, por la de la Merced; la decimosegunda, Jesús Muere en la cruz, por la Hermandad de San Rafael; la decimotercera, Jesús es descolgado de la cruz y entregado a su Madre, por la del Vía Crucis; la decimocuarta, Jesús es depositado en el sepulcro, por la de la Vera Cruz y la decimoquinta, Jesús resucita, por la Hermandad de Jesús Nazareno.

Concluyen las estaciones. El obispo se dirige en el Altar Mayor de la Catedral a los asistentes. «Seguid a Jesús, id tras él; es lo propio del cristianismo. El cristianismo es él, no es algo que los humanos hayan montado», insiste. Para recordar que la Iglesia «nos invita a preparar el corazón para celebrar el misterio pascual de la Semana Santa». «No vamos a tener esa explosión esplendorosa de las estaciones de penitencia, pero llegará esa ocasión, mientras tanto vamos a preparar nuestros corazones en torno a Jesús y María». El prelado invita a vivir una Semana Santa con «fervor, hondura y profundidad» y a vivir la vida cristiana en el servicio a los demás.

También invita a ahondar en la figura del beato Cristóbal de Santa Catalina, sacerdote eremita que practicó en su vida la oración y el silencio, fundó la congregación de Franciscanas Hospitalarias de Jesús Nazareno y fue impulsor también de la hermandad. «Jesús Nazareno ha sido motor de caridad en la ciudad de Córdoba», destaca el obispo. «Que la imagen de Jesús Nazareno quede grabada en nuestros corazones durante nuestra Cuaresma y nos acompañe hasta la Pascua», añade. Para volver a insistir en que aunque la Semana Santa volverá a carecer de pasos en la calle, será pasajero. «Llegará pronto esa posibilidad [de realizar las estaciones de penitencia] y lo celebraremos como Dios manda y como nos lo pide el corazón».

Aqui podeis ver el Via Crucis completo

EldiariodeCórdoba

Deja un comentario