Cofrades Rosario convento parihuela La primera procesión en Cádiz será...

La incertidumbre es algo menos desde este martes en la diócesis de Cádiz. El anuncio del Obispado de levantar el decreto vigente desde el pasado 8 de enero respecto al culto en la vía pública abre la puerta a las cofradías para que recuperen sus salidas procesionales, sus rosarios, sus vía crucis y otros cultos externos.

La noticia llega en pleno mes de septiembre, sumando ya año y medio sin ver imágenes por las calles de Cádiz. Y según el calendario cofrade gaditano, tres son las grandes citas procesionales que pudieran ver luz verde en lo que resta de 2021.

En primer lugar, la más inminente es la procesión de la Virgen de la Merced, que previsiblemente debía celebrarse el domingo día 26. La cofradía, precisamente, inicia mañana la novena a la Virgen, primer día de un programa de cultos en el que directamente ha desaparecido mención alguna a la salida de la titular. La premura del tiempo puede jugar en contra de la posibilidad de celebrar la procesión en apenas doce días.

Más visos de celebrarse tiene la procesión de la Patrona, el próximo 7 de octubre. El prior de los dominicos, Pascual Saturio, ya indicó hace unos días a este periódico la firme intención de que la Virgen del Rosario salga este año a la calle, para lo cual se había dispuesto un itinerario por calles amplias y se estaba preparando una parihuela para permitir la participación de los cargadores manteniendo las medidas sanitarias aconsejadas.

Y la tercera cofradía que mira al futuro próximo con otros ojos es la de La Palma, que se aproxima ya a los cultos de su titular gloriosa, que tendría desde hoy bastantes opciones de salir a la calle el 1 de noviembre.

Además de estas tres procesiones, el calendario de la recta final del año tiene también fijado la salida de la Virgen del Rocío desde la parroquia de San José, el último sábado de septiembre; o la procesión de Cristo Rey que protagoniza el Señor de la Paz, de la cofradía de Borriquita, en noviembre; en este caso sería el domingo 28 de noviembre al mediodía, este año. Junto a distintos rosarios públicos presididos por Dolorosas que se celebran en este mes de septiembre.

Todas estas posibilidades de culto externo juegan con un inconveniente: la premura de tiempo, teniendo en cuenta que la suspensión del decreto se ha hecho hoy, 14 de septiembre, en pleno mes de cultos en la calle. En cualquier caso, la pelota ya no está en el tejado del Obispado, sino en los de las propias hermandades. De ellas será ahora la opción de pasar o no la última palabra al Ayuntamiento, autoridad civil competente para autorizar o no el regreso de las imágenes a la calle.

DiariodeCadiz

Deja un comentario